jueves, 30 de abril de 2020

¿Quién me ha robado el mes de abril?? Combatiendo al ladrón de momentos

Museo viviente del Patio de Babel confinado

Abril ya vencido... con la nostalgia de lo que no hemos llegado a vivir... De alguna manera sentimos que nos han robado el tiempo.

Sabina preguntaba en una canción memorable "Quién me ha robado el mes de abril"? Más de veinte artistas desde el confinamiento han vuelto la mirada hacia este tema y lo han recreado con un fin benéfico. Muy atentos porque hay guiños a lo que estamos viviendo y perdiendo...



A pesar de todo lo que no hemos vivido y añoramos, estos han sido días de aprendizajes. Y de los aprendizajes surgen nuestros planes de futuro. Y el futuro está lleno de esperanza. 

En nuestro Patio de Babel tenemos un nuevo proyecto, un padlet colaborativo donde construyamos juntos esos planes que nos harán mejores, más saludables, más deportistas, más amables, más agradecidos, más ecológicos,...Buscad fotos donde encontremos a la persona que éramos hace unos meses y que ya apuntaba maneras.

Espero vuestros compromisos. Recuperaremos todo el tiempo robado y lo disfrutaremos mejor y con más conciencia.

Voy pensando en el mío como un plano del tesoro donde a ir a buscar lo que de verdad importa...

Mapa personal
Meteremos nuestras propuestas en la Cápsula del tiempo del "patio de Babel" y el próximo año abriremos para comprobar la fortaleza de nuestros compromisos.


Hecho con Padlet

jueves, 23 de abril de 2020

Día del Libro...en casa



Hoy celebramos el Día del Libro en casa, buscando el calor de esos libros que nos ayudan a sobrellevar estos días mejor. No han faltado homenajes en la red, en los balcones y en las casas.


Hemos invitado a salvar libros de los que podamos extraer unas palabras de consuelo:  libros-ventana que nos permitan asomarnos a la esperanza o libros-espejo en los que poder mirarnos y entender qué está pasando. 

Marcos Mustieles, de 4º ESO B,  ha seleccionado para compartir con nosotros "El viejo y el mar":

Me ha parecido muy interesante compartir este libro porque te ayuda mucho a reflexionar sobre el esfuerzo y la superación, dos aspectos muy importantes en la situación en la que nos encontramos. La historia está basada en hechos reales, cuenta que un viejo marinero en su última salida al mar quiere pescar el pez más grande, consigue encontrarlo debido a su gran esfuerzo, pero cuando lo ata a su barca y lo lleva tierra, poco a poco los tiburones se lo van comiendo y llega a tierra solo con las espinas.

La reflexión que se puede extraer de este libro me parece muy sugerente, ya que lo que nos intenta transmitir es que a veces quieres impresionar a los demás intentando dar más de lo que puedes y, al final, todo este esfuerzo termina consumiéndote y beneficiando a otros, en este caso, los tiburones. Por tanto, el esfuerzo hay que emplearlo en ser mejores, en ayudar al resto de personas o para conseguir algo que de verdad quieras, no para impresionar o pensando en el qué dirán.


¡¡Gracias, Marcos!!





Podéis seguir enviando vuestras propuestas durante todo el mes. Hagamos de Abril una verdadera fiesta de libros. Si los libros no están en la calles que salgan al menos a los balcones o a ventanas como esta y, de allí, a muchos corazones lectores. 

Laura (Bibliotecas Municipales de Huesca)
¡¡Y no os olvidéis de tunear la portada!!


.

miércoles, 22 de abril de 2020

Se nos fue un mago de las palabras

Se nos fue un grande, un mago de la palabras. Nadie como él jugaba con ellas, las forzaba al contorsionismo deslumbrante y nos arrancaba una sonrisa, cuando no la carcajada directa.

"Las palabras buscaban a Mundstock para que él las dotara de nuevos significados, sorprendentes y desternillantes, de modo que así pudieran ampliar sus propiedades y producir la risa del público. Se hicieron amigas suyas; y hoy deben de estar, por tanto, desconsoladas".

"El País",  "Muere Marcos Mundstock, narrador de Les Luthiers, el mayor ingenio de las palabras"

El año pasado no pudo asistir al  VIII Congreso Internacional de la Lengua Española, sin embargo, deslumbró con este vídeos con el que participó en la distancia, plagado de ingeniosos juegos de palabras. 




"Les Luthiers" son el humor inteligente por antonomasia. Buscad por la red y encontraréis artículos, recopilatorios, memes que multiplican la admiración por la frase ingeniosa, el hallazgo imposible, el chiste inteligente, ...

Sus frases son una delicia que os invito a descubrir si aún no lo habéis hecho. Son primas hermanas de las greguerías, la filosofía o la metáfora en cóctel explosivo con el humor.

Como decía vuestro conocido Max Estrella, "me quito el cráneo".


Si queréis disfrutar y entender un poco más el Surrealismo que estáis estudiando estos días, sumergíos en los diálogos disparatados de estos maestros del humor. Las risas están garantizadas.
.
-Hipertextual: "Les Luthiers o lo insuperable"


martes, 21 de abril de 2020

Nos quedan las palabras




En estos días de confinamiento, valoramos todo lo que nos queda. Y las palabras siguen ahí,con más fuerza que nunca,  acompañando, co-creando, consolando, descubriendo...

"…Todo lo que usted quiera, sí señor, pero son las palabras las que cantan, las que suben y bajan… Me prosterno ante ellas… Las amo, las adhiero, las persigo, las muerdo, las derrito… Amo tanto las palabras… Las inesperadas… Las que glotonamente se esperan, se acechan, hasta que de pronto caen… Vocablos amados… Brillan como perlas de colores, saltan como platinados peces, son espuma, hilo, metal, rocío… Persigo algunas palabras… Son tan hermosas que las quiero poner todas en mi poema… Las agarro al vuelo, cuando van zumbando, y las atrapo, las limpio, las pelo, me preparo frente al plato, las siento cristalinas, vibrantes ebúrneas, vegetales, aceitosas, como frutas, como algas, como ágatas, como aceitunas… Y entonces las revuelvo, las agito, me las bebo, me las zampo, las trituro, las emperejilo, las liberto… Las dejo como estalactitas en mi poema, como pedacitos de madera bruñida, como carbón, como restos de naufragio, regalos de la ola… Todo está en la palabra… Una idea entera se cambia porque una palabra se trasladó de sitio, o porque otra se sentó como una reinita adentro de una frase que no la esperaba y que le obedeció. Tienen sombra, transparencia, peso, plumas, pelos, tienen de todo lo que se les fue agregando de tanto rodar por el río, de tanto transmigrar de patria, de tanto ser raíces… Son antiquísimas y recientísimas… Viven en el féretro escondido y en la flor apenas comenzada… Que buen idioma el mío, que buena lengua heredamos de los conquistadores torvos… Éstos andaban a zancadas por las tremendas cordilleras, por las Américas encrespadas, buscando patatas, butifarras, frijolitos, tabaco negro, oro, maíz, huevos fritos, con aquel apetito voraz que nunca más se ha visto en el mundo… Todo se lo tragaban, con religiones, pirámides, tribus, idolatrías iguales a las que ellos traían en sus grandes bolsas… Por donde pasaban quedaba arrasada la tierra… Pero a los bárbaros se les caían de las botas, de las barbas, de los yelmos, de las herraduras, como piedrecitas, las palabras luminosas que se quedaron aquí resplandecientes… el idioma. Salimos perdiendo… Salimos ganando… Se llevaron el oro y nos dejaron el oro… Se lo llevaron todo y nos dejaron todo… Nos dejaron las palabras."
Pablo Neruda - Confieso que he vivido



¿Y vosotros qué palabras elegís en estos días?

En el Proyecto Pigmalión siempre nos hemos puesto a la sombra de las palabras positivas.





La editorial "Palabras Aladas" nos regala en estos días de confinamiento el libro "Amar" y nos propone crear un árbol de palabras donde cobijarnos, porque hoy más que nunca "amar" es la forma de convivir y de crear un futuro que nos acoja a todos:



Crea tu árbol de palabras y sube la foto al tablero Pinterest de "Encuentros en la tercera frase".

martes, 14 de abril de 2020

Metáforas de la COVID19


Somos lenguaje. Nos vivimos a través de las palabras. Con ellas construimos un mundo que, a veces, es cálido refugio; otras, hostil trinchera.

Estos días afrontamos/enfrentamos/confrontamos una realidad nueva y hemos empezado a nombrarla, a amueblar nuestra lengua con neologismos y siglas nuevos. En esta avalancha de términos que empezamos a utilizar con normalidad irrumpen más subrepticiamente las metáforas.

Recientemente en "Todo es lenguaje", el espacio de "No es un día cualquiera" de RNE, la experta en Comunicación Estrella Montolío y la profesora de Lingüística General de la Universidad de Zaragoza, Irade Ibarretxe-Antuñano, han conversado sobre la importancia de la metáforas para conceptualizar la realidad y las connotaciones de las metáforas que utilizamos para designar a la COVID-19.
¿Estamos ante una guerra, luchando, defendiéndonos de los otros, atacando al virus,...?

¿Somos parte de un incendio y propagamos el mismo si salimos de casa?

¿Somos, mejor, un equipo, que trabaja con estrategias comunes para lograr los objetivos que llevan al éxito?

¿O interpretamos juntos una pieza común, como una orquesta en la que todos debemos armonizar la melodía?

Las metáforas que elegimos para definir lo que vivimos no son neutras, van conformando el concepto del mundo, la expectativa que creamos sobre la realidad.


Creo que ya conocéis el vídeo motivacional que difundió la selección de fútbol argentina, muy apropiado con el tema que hoy abordamos:




¿Cómo os visualizáis mejor: como soldados o como parte de un equipo deportivo?


Os invito a expresar la realidad que vivimos con esta pandemia a través de metáforas que sean motivadoras.

 Compartid vuestras metáforas y reflexiones en los comentarios.





lunes, 13 de abril de 2020

Los besos que guardamos

Plataforma de Arte Contemporáneo

En este momento en que, como cantaba Víctor Manuel, no sabemos "adónde irán los besos que guardamos, que no damos", se conmemora el Día Internacional del Beso. 

Dado que la calidez de los besos y abrazos pueden llegar también a través de las palabras, como estamos comprobando estos días, acercamos versos que son besos o besos que son versos. 

Selecciono el poema de Blas de Otero "Un relámpago apenas", pues me gusta su intensidad, aunque su tema es existencial y está relacionado con la búsqueda incesante de Dios. 


Besas como si fueses a comerme.
Besas besos de mar, a dentelladas.
Las manos en mis sienes y abismadas
nuestras miradas. Yo, sin lucha, inerme,
me declaro vencido, si vencerme
es ver en ti mis manos maniatadas.
Besas besos de Dios. A bocanadas
bebes mi vida. Sorbes. Sin dolerme,
tiras de mi raíz, subes mi muerte
a flor de labio. Y luego, mimadora,
la brizas y la rozas con tu beso.
Oh Dios, oh Dios, oh Dios, si para verte
bastara un beso, un beso que se llora
después, porque, ¡oh, por qué!, no basta eso"

    (Ángel fieramente humano, 1950)



domingo, 12 de abril de 2020

Proyecto "Salva un libro": Novelas para una pandemia


Rumbo a una isla desierta… (ilustración de Jeff Weekley)

Os propongo el microproyecto que realizamos todos los años. El proyecto, que está inspirado en una novela de ciencia-ficción, Farenheit 451,  consiste en rescatar del olvido una novela que destaque por algún motivo y merezca perdurar. 

Este año la selección de novelas se hace atendiendo a aquellas de las que podamos extraer valores y enseñanzas útiles para afrontar la situación  que estamos viviendo a cualquier nivel (personal, social, ambiental, político,…).



Os dejo el plan de trabajo y os adjunto por correo un cronograma de desarrollo dividido en pequeñas tareas durante un mes. Espero que disfrutéis con este proyecto.

Como tarea voluntaria, os propongo ver la película basada en el libro que da nombre al proyecto: Farenheit 451  y presentar una valoración oral.

En primer lugar, informaos acerca de la novela y la intención:

- El proyecto: Curso 2015-16 

Mirad las propuestas de otros cursos:



Y tú, ¿Qué libro serías?





domingo, 5 de abril de 2020

"Un loco", Antonio Machado

Noah Bradley
UN LOCO
Es una tarde mustia y desabrida
de un otoño sin frutos, en la tierra
estéril y raída
donde la sombra de un centauro yerra.
Por un camino en la árida llanura,
entre álamos marchitos,
a solas con su sombra y su locura,
va el loco hablando a gritos.
Lejos se ven sombríos estepares,
colinas con malezas y cambrones,
y ruinas de viejos encinares
coronando los agrios serrijones.
El loco vocifera
a solas con su sombra y su quimera.
Es horrible y grotesca su figura;
flaco, sucio, maltrecho y mal rapado,
ojos de calentura
iluminan su rostro demacrado.
Huye de la ciudad... Pobres maldades,
misérrimas virtudes y quehaceres
de chulos aburridos, y ruindades
de ociosos mercaderes.
Por los campos de Dios el loco avanza.
Tras la tierra esquelética y sequiza
—rojo de herrumbre y pardo de ceniza—
hay un sueño de lirio en lontananza.
Huye de la ciudad. ¡El tedio urbano!
—¡carne triste y espíritu villano!—.
No fue por una trágica amargura
esta alma errante desgajada y rota;
purga un pecado ajeno: la cordura,
la terrible cordura del idiota.  
 
Asier ha elegido este poema porque representa bien la huida de las ciudades buscando la paz del campo. En este enlace podéis escuchar su poema.
 

"Anoche cuando dormía", Antonio Machado

Ina Hristova

 Anoche cuando dormía
soñé ¡bendita ilusión!
que una fontana fluía
dentro de mi corazón.
Dí: ¿por qué acequia escondida,
agua, vienes hasta mí,
manantial de nueva vida
en donde nunca bebí?

Anoche cuando dormía
soñé ¡bendita ilusión!
que una colmena tenía
dentro de mi corazón;
y las doradas abejas
iban fabricando en él,
con las amarguras viejas,
blanca cera y dulce miel.

Anoche cuando dormía
soñé ¡bendita ilusión!
que un ardiente sol lucía
dentro de mi corazón.
Era ardiente porque daba
calores de rojo hogar,
y era sol porque alumbraba
y porque hacía llorar.

Anoche cuando dormía
soñé ¡bendita ilusión!
que era Dios lo que tenía
dentro de mi corazón.
 
 


María justifica así su elección:
"He elegido este poema porque el poeta expresa  su yo interior, a través de sus sueños más profundos y gracias a estos vuelve a tener fe en Dios.
Cuando lo leí por primera vez me sentí muy identificada, ya que  me considero una persona muy soñadora y creyente.
Me parece que es un tema actual porque representa la necesidad de tener ilusión por algo, para poder seguir estando vivo".


"Me dijo una tarde";Antonio Machado

Toni Demuro


Me dijo una tarde
de la primavera:
Si buscas caminos
en flor en la tierra,
mata tus palabras
y oye tu alma vieja.
Que el mismo albo lino
que te vista sea
tu traje de duelo,
tu traje de fiesta.
Ama tu alegría
y ama tu tristeza,
si buscas caminos
en flor en la tierra.
Respondí a la tarde
de la primavera:
Tú has dicho el secreto
que en mi alma reza:
yo odio la alegría
por odio a la pena.
Mas antes que pise
tu florida senda,
quisiera traerte
muerta mi alma vieja.

 
Patricia justifica su elección así:
"Elegí este poema porque me gusta la forma en la que habla del paso del tiempo y la manera en la que esta misma nos guía hacia la muerte. En esa época este tema era tratado con miedo y esto motivaba el “Ansia de Dios”.
En la actualidad, el tema de la muerte es tratado como algo para lo que no se está preparado pero puede ocurrir en cualquier momento y de cualquier forma. Personalmente, opino que el poema expresa muy bien el paso del tiempo y que las personas no hablan de la muerte porque no saben lo que hay después de esta misma(miedo a lo desconocido);en cuanto a la muerte de familiares, les da miedo porque el dolor que causará. Por último, hay gente que no teme a la muerte porque desea que llegue, para dejar de sufrir(esto referido a personas con enfermedades graves). En resumen, la muerte en la mayoría de los casos es un tema tabú". 


 

"Introducción a los sueños",Antonio Machado

Chema Madoz

Leyendo un claro día
mis bien amados versos,
he visto en el profundo
espejo de mis sueños


que una verdad divina
temblando está de miedo,
y es una flor que quiere
echar su aroma al viento.


El alma del poeta
se orienta hacia el misterio.
Sólo el poeta puede
mirar lo que está lejos
dentro del alma, en turbio
y mago sol envuelto.


En esas galerías,
sin fondo, del recuerdo,
donde las pobres gentes
colgaron cual trofeo


el traje de una fiesta
apolillado y viejo,
allí el poeta sabe
el laborar eterno
mirar de las doradas
abejas de los sueños.


Poetas, con el alma
atenta al hondo cielo,
en la cruel batalla
o en el tranquilo huerto,


la nueva miel labramos
con los dolores viejos,
la veste blanca y pura
pacientemente hacemos,
y bajo el sol bruñimos
el fuerte arnés de hierro.


El alma que no sueña,
el enemigo espejo,
proyecta nuestra imagen
con un perfil grotesco.


Sentimos una ola
de sangre, en nuestro pecho,
que pasa… y sonreímos,
y a laborar volvemos.





Fátima lo ha interpretado así:
         "A través de este poema Machado muestra en primer lugar el don de ser poeta, ver lo que nadie ve, sentir lo que nadie siente. También nos invita a soñar con el alma, dejando atrás todo aquello que nos ata, que no nos deja avanzar, ni ser felices pues lo que soñamos es lo que queremos, pero que por nuestras propias limitaciones se aleja. En los sueños podemos ver nuestros más profundos pensamientos, realidades, temores y sentimientos, por medio de los sueños nuestro subconsciente se expresa y se revela, por eso se dice que los sueños son un espejo. Debemos detenernos y soñar con lo que queremos lograr para nuestras vidas porque solo así lograremos alcanzar nuestras metas, una persona sin sueños es una persona sin futuro y sin ambiciones. soñar es vivir, lo más importante para un ser humano es tener la capacidad de soñar, un hombre que no sueña es un hombre que es incapaz de hacer su vida placentera pues no tiene ninguna meta en la vida.  
 Me ha gustado mucho este poema porque me da la idea de que, si seguimos viviendo sin detenernos un momento y atrevernos a soñar, no podremos extraer la verdadera esencia de la vida y puede llegar a parecer superflua y sin sentido. Por ello debemos arriesgarnos a creer que todo es posible y que podemos conseguir todo lo que nos proponemos, de ese modo podremos disfrutar la vida mucho más". 

"A un olmo seco", Antonio Machado



Al olmo viejo, hendido por el rayo
y en su mitad podrido,
con las lluvias de abril y el sol de mayo
algunas hojas verdes le han salido.

¡El olmo centenario en la colina
que lame el Duero! Un musgo amarillento
le mancha la corteza blanquecina
al tronco carcomido y polvoriento.

No será, cual los álamos cantores
que guardan el camino y la ribera,
habitado de pardos ruiseñores.

Ejército de hormigas en hilera
va trepando por él, y en sus entrañas
urden sus telas grises las arañas.

Antes que te derribe, olmo del Duero,
con su hacha el leñador, y el carpintero
te convierta en melena de campana,
lanza de carro o yugo de carreta;
antes que rojo en el hogar, mañana,
ardas de alguna mísera caseta,
al borde de un camino;
antes que te descuaje un torbellino
y tronche el soplo de las sierras blancas;
antes que el río hasta la mar te empuje
por valles y barrancas,
olmo, quiero anotar en mi cartera
la gracia de tu rama verdecida.
Mi corazón espera
también, hacia la luz y hacia la vida,
otro milagro de la primavera.



Marcos ha elegido este poema y lo ve de esta manera, a la luz de lo que estamos viviendo:

"He elegido este poema, porque creo que simboliza muy bien el paso del tiempo, gracias a que se refiere a un olmo seco. Hace una alusión a la vida humana, pasando por su etapa joven y a medida que pasa el tiempo deteriorándose, hasta que otros más jóvenes van dando paso.
 Yo creo que el paso del tiempo, es un tema que siempre está presente en la literatura, en mayor o menor medida. Si lees este poema en estas semanas malas que estamos sufriendo por todo el mundo, haces el símil que cada persona es un olmo diferente, es decir, que cada persona somos diferentes. Por ejemplo, si la persona es joven y fuerte, podrá superar el coronavirus (olmo no muy viejo y con esperanza de vida con partes verdes rebrotando), sin embargo, la gente mayor que está en una mala situación tiene menos posibilidades de superarlo (olmo viejo, carcomido, y con enfermedad, que, aunque le aparezcan algunas mejoras sabe que no vivirá). También no nos damos cuenta, pero el paso del tiempo en esta enfermedad ha pasado por muchos desapercibido. Parece que en China el confinamiento empezó hace un mes, pero ya llevan tres meses, y casi no nos hemos dado cuenta. Si hubiera leído este poema hace medio año, de nada de esto me hubiera dado cuenta, pero al leerlo ahora me doy cuenta, por eso me impactó tanto y me gustó tanto cuando lo leí"
  En este enlace puedes ver su videopoema.

"He andado muchos caminos", Antonio Machado

Toni Demuro



He andado muchos caminos,

he abierto muchas veredas;

he navegado en cien mares,
y atracado en cien riberas.

En todas partes he visto

caravanas de tristeza,

soberbios y melancólicos
borrachos de sombra negra,

y pedantones al paño

que miran, callan, y piensan

que saben, porque no beben
el vino de las tabernas.

Mala gente que camina

y va apestando la tierra...

Y en todas partes he visto

gentes que danzan o juegan,

cuando pueden, y laboran
sus cuatro palmos de tierra.

Nunca, si llegan a un sitio,

preguntan a dónde llegan.

Cuando caminan, cabalgan
a lomos de mula vieja,

y no conocen la prisa

ni aun en los días de fiesta.

Donde hay vino, beben vino;
donde no hay vino, agua fresca.

Son buenas gentes que viven,

laboran, pasan y sueñan,

y en un día como tantos,
descansan bajo la tierra.


Ainara valora así el poema:
"El tema del poema es el transcurso de la vida y las diferentes formas que tenemos para afrontarlas. Representa estos tipos de situaciones de dos formas distintas, positivamente o negativamente pero siempre con un final, la muerte.

Con este poema Antonio Machado quiso dar a entender que en el camino de la vida hay dos tipos de personas, las que la aprovechan y disfrutan de esta conforme a sus posibilidades y las que dejan que pase la vida sin hacer nada y la ven de una forma pesimista. Creo que hoy en día sucede lo mismo, hay personas que aprovechan al máximo lo que tienen y lo que la oportunidad de vivir les ha concedido, pero otras sin embargo no consiguen darle un sentido al porqué de su existencia y deciden simplemente “mirar, callar y pensar”.


"Soñé que tú me llevabas", Antonio Machado

                              Ksenia Shokorova



"Soñé que tú me llevabas
por una blanca vereda,

en medio del campo verde,

hacia el azul de las sierras,
hacia los montes azules,
una mañana serena.
Sentí tu mano en la mía,
tu mano de compañera,
tu voz de niña en mi oído
como una campana nueva,
como una campana virgen
de un alba de primavera.
¡Eran tu voz y tu mano,
en sueños, tan verdaderas!…
Vive, esperanza, ¡quién sabe
lo que se traga la tierra!"


Laia explica así su elección:
 "Uno de los poemas que más me ha llegado a emocionar es “Soñé que tú me llevabas”. Pertenece a la magnífica obra de Antonio Machado llamada “Campos de Castilla”.
El poema fue escrito en la peor época de Machado. Él estaba en medio de una gran tristeza y melancolía por la prematura muerte de su joven esposa, Leonor. Él no lograba entender porque el destino había decidido arrebatársela tan pronto.
El tema de este poema es, el recuerdo, la esperanza y la añoranza de una Leonor viva y el anhelo de una vida más allá de la muerte, a través de un sueño.
Este poema tiene un carácter intimista, contiene sentimientos de anhelo, esperanza, tristeza… Por eso creo que es uno de los mejores poemas de Antonio Machado, y  es uno de los que te llegan a lo más profundo de tu corazón y tu alma. Te hace ponerte en la piel del autor, y te hace sentir lo mismo que él sintió con la muerte de su mujer".