sábado, 28 de noviembre de 2020

Begoña Oro se asoma a las aulas de 2º ESO


El  "Programa de Actividades Literarias en Institutos de Enseñanza Secundaria" ha hecho posible un encuentro virtual entre Begoña Oro y nuestro alumnado de 2º ESO.  La autora ha comentado con los alumnos su novela Croquetas y wasaps, una novela que sigue muy viva entre nuestros jóvenes lectores. 


La presentación de la autora ha desvelado peculiaridades de la gestación, curiosidades de la edición o las traducciones a otras lenguas, conexiones con Pomelo y limón,...Pero este encuentro era una conversación, así que Begoña ha preguntado a los alumnos y ellos también han participado activamente planteando sus curiosidades sobre el oficio de escritor y sobre la novela.





La sesión ha finalizado con unas recetas muy peculiares: croquetas con nombres de los personajes, elaboradas con cariño por los alumnos con los ingredientes más genuinos que los caracterizan. 


Iniciativas como esta nos mantienen conectados a la esperanza y a las palabras que alimentan las historias y los sueños. 

Gracias, Begoña, por esta tertulia tan cercana y sugerente. ¡¡Nos quedamos con ganas de más!!

Por cierto, el vídeo promocional nos encanta:


martes, 24 de noviembre de 2020

"Mujeres", Manuel Vilas

Musya Joenoes


Estáis leyendo la "poesía social" de los 50 y os preguntáis si hoy sigue vigente la poesía social. Recientemente publicaba en esta ventana el poema "Chatarra", de Nacho Tajahuerce, y fue precisamente él quien nos acercó este poema a las tertulias dialógicas que organizábamos en la biblioteca del centro. Creo que es un buen día para recordarlo de nuevo. El propio autor lee el poema y explica su filiación con la literatura de denuncia social. 


MUJERES

No las ves que están agotadas, que no se tienen en pie, que son ellas las que sostienen cualquier ciudad, todas las ciudades. Con el matrimonio, con la maternidad, con la viudedad, con los golpes, ellas cargan con este mundo, con este sábado por la noche donde ríen un poco frente a un vaso de vino blanco y unas olivas. Cargan con maridos infumables, con novios intratables, con padres en coma, con hijos suspendidos. Fuman más que los hombres. Tienen cánceres de pulmón, enferman, y tienen que estar guapas. Se ponen cremas, son una tiranía las cremas. Perfumes y medias y bragas finas y peinados y maquillajes y zapatos que torturan. Pero envejecen. No dejan las mujeres tras de sí nada, hijos, como mucho, hijos que no se acuerdan de sus madres. Nadie se acuerda de las mujeres. La verdad es que no sabemos nada de ellas. Las veo a veces en las calles, en las tiendas, sonriendo. Esperan a sus hijos a la salida del colegio. Trabajan en todas partes. Amas de casa encerradas en cocinas que dan a patios de luces. Sonríen las mujeres, como si la vida fuese buena. En muchos países las lapidan. En otros las violan. En el nuestro las maltratan hasta morir. Trabajan fuera de casa, y trabajan en casa, y trabajan en las pescaderías o en las fábricas o en las panaderías o en los bares o en los bingos. No sabemos en qué piensan cuando mueren a manos de los hombres.

Resurrección (2005)

martes, 17 de noviembre de 2020

"Tiempos altamente humanos", Víctor Juan

En junio de 1931, recién inaugurada la II República, ese tiempo que el historiador Manuel Tuñón deLara llamó la gran ilusión, Ramón Acín mostró en el Ateneo de Madrid algunas de sus obras. En el folleto de presentación de la exposición, Acín –militante anarco-sindicalista y profesor de Dibujo de la Escuela de Magisterio de Huesca--, escribió: “En estos tiempos altamente humanos importa ser grano de arena”.

Durante los últimos meses no he dejado de repetirme que vivimos tiempos altamente humanos que exigen nuevas respuestas porque los problemas que tenemos ante nosotros también son nuevos. Como maestros, nos preguntamos qué es lo que cada uno puede hacer en la escuela para que los niños y las familias estén lo mejor posible. En la mente y en el corazón de todos nosotros está la máxima de Freinet: “D´ abord les enfants”. Primero los niños. Tenemos la responsabilidad de acompañarlos, de decirles que haremos cuanto esté en nuestra mano para que todo termine bien, que nunca van a estar solos. No es necesario ocultar la evidencia que nos devuelve la realidad. Vivimos días extraordinariamente complicados, pero juntos podemos levantar una muralla que impida que el miedo y la desesperanza invadan nuestras vidas. Para esta tarea, todas las manos son necesarias. No será fácil, pero nos sostendremos unos a otros. Dosificaremos los esfuerzos, mantendremos la calma y administraremos las dosis de ilusión. Estamos atravesando un desierto por el que nadie había transitado nunca. No hay mapas ni hojas de ruta. Tenemos, eso sí, la luz de las estrellas y aunque es imposible saber a ciencia cierta si nos encontramos al principio, al final o a mitad de la travesía, una palabra, una mirada cálida, una sonrisa cómplice o un pequeño gesto de cariño son un oasis en el que detenerse para recuperar el aliento.

En estos tiempos altamente humanos nos necesitamos para aprender a vivir en la incertidumbre. Buscaremos una luz para orientarnos en esta tormenta, aunque sea tan tenue como la que alumbra, en las noches de verano, el camino de las luciérnagas.

 

(Víctor Juan, “Heraldo de Aragón”, sección “Heraldo Escolar”, 4/11/2020)

Este texto tan inspirador, de Víctor Juan, profesor, escritor y director del Museo Pedagógico de Aragón,  nos ha servido de pretexto para ejercitar la pregunta 2 de comentario de textos según la prueba EvAU de Zaragoza. 

1.     Resuma en tres líneas el tema debatido en el texto y la opinión manifestada por el autor al respecto. (1 punto)

 

2.     ¿Qué quiere decir el autor cuando habla de que “estamos atravesando un desierto”? (1 punto)

 

3.     Comentario lingüístico dirigido: ¿Cuál es la intención comunicativa del emisor? Relaciónela con el género textual utilizado y sus características lingüísticas más importantes.   (3 p.)


 

domingo, 15 de noviembre de 2020

Poesía para llevar: "Chatarra", Nacho Tajahuerce

Nacho Tajahuerce: Poesía cívica del siglo XXI

El poema 2B de Poesía Para Llevar  nos trae los versos de quien fuera profesor de nuestro centro hace unos cursos, Nacho Tajahuerce. El poema viene comentado desde el IES Ramón y Cajal de Zaragoza. 

Qué oportuna la alusión a nuestro Romancero gitano, de Federico García Lorca. Espero que os guste. 




jueves, 12 de noviembre de 2020

"Palabras al viento", taller con Mariano Lasheras

 



El juego  y la palabra se han dado cita hoy en las aulas del IES “Mar de Aragón”. Gracias a la sensibilidad y compromiso con la cultura y la educación del Ayuntamiento de Caspe,  los alumnos de Oratoria de 1º y 2º de Bachillerato y algunos profesores del Departamento de Lengua hemos disfrutado del Taller “Palabras al viento”, impartido por Mariano Lasheras.

Mariano Lasheras lleva una larga trayectoria profesional vinculado al mundo de las artes escénicas. Actor, autor y director teatral, comenzó su andadura en el Teatro Estable de Zaragoza. Fundador, junto a Jesús Pescador de Teatro Pingaliraina (posteriormente, refundido en “Los Navegantes”) ha llevado adelante más de veinte espectáculos teatrales. En la actualidad dirige el proyecto “ZoótropoTeatro” y “sigue echándole teatro y cuento a la vida”.

En dos talleres dinámicos y frescos hemos practicado diferentes posibilidades de expresión de nuestro cuerpo y nuestra voz, aunque también hemos dejado crecer los silencios, tan precisos y potentes.

Guiños a la comedia del arte, poemas de Alberti ("El Bosco"), Lorca y Nicolás Guillén ("Canto negro"), fragmentos teatrales ("Las brujas de Trasmoz", de Mariano Cariñena e "Historias mínimas", de Javier Tomeo) han servido de soporte a dinámicas de expresión oral, donde no han faltado el ritmo de unas palmas o la base musical de un rap. 

La sesión ha finalizado con un cuento conectado a la tradición oral,  adaptado e interpretado  por el autor, “Las brujas de Toloja”. 

Confiamos en repetir la experiencia y en poderla ampliar a más grupos, como apoyo para desarrollar las fortalezas comunicativas que necesitamos en la vida académica y social.


lunes, 9 de noviembre de 2020

"Romance de la Guardia civil española", Federico García Lorca


Romance de la Guardia Civil española



A Juan Guerrero.
Cónsul general de la Poesía




Los caballos negros son.
Las herraduras son negras.
Sobre las capas relucen
manchas de tinta y de cera.
Tienen, por eso no lloran,
de plomo las calaveras.
Con el alma de charol
vienen por la carretera.
Jorobados y nocturnos,
por donde animan ordenan
silencios de goma oscura
y miedos de fina arena.
Pasan, si quieren pasar,
y ocultan en la cabeza
una vaga astronomía
de pistolas inconcretas.

*  *  *


   ¡Oh ciudad de los gitanos!
En las esquinas banderas.
La luna y la calabaza
con las guindas en conserva.
¡Oh ciudad de los gitanos!
¿Quién te vio y no te recuerda?
Ciudad de dolor y almizcle,
con las torres de canela.

*  *  *


   Cuando llegaba la noche,
noche que noche nochera,
los gitanos en sus fraguas
forjaban soles y flechas.
Un caballo malherido,
llamaba a todas las puertas.
Gallos de vidrio cantaban
por Jerez de la Frontera.
El viento, vuelve desnudo
la esquina de la sorpresa,
en la noche platinoche
noche, que noche nochera.

*  *  *


   La Virgen y San José
perdieron sus castañuelas,
y buscan a los gitanos
para ver si las encuentran.
La Virgen viene vestida,
con un traje de alcaldesa
de papel de chocolate
con los collares de almendras.
San José mueve los brazos
bajo una capa de seda.
Detrás va Pedro Domecq
con tres sultanes de Persia.
La media luna, soñaba
un éxtasis de cigüeña.
Estandartes y faroles
invaden las azoteas.
Por los espejos sollozan
bailarinas sin caderas.
Agua y sombra, sombra y agua
por Jerez de la Frontera.

*  *  *


   ¡Oh ciudad de los gitanos!
En las esquinas banderas.
Apaga tus verdes luces
que viene la benemérita.
¡Oh ciudad de los gitanos!
¿Quién te vio y no te recuerda?
Dejadla lejos del mar,
sin peines para sus crenchas.

*  *  *


   Avanzan de dos en fondo
a la ciudad de la fiesta.
Un rumor de siemprevivas
invade las cartucheras.
Avanzan de dos en fondo.
Doble nocturno de tela.
El cielo, se les antoja,
una vitrina de espuelas.

*  *  *


   La ciudad libre de miedo,
multiplicaba sus puertas.
Cuarenta guardias civiles
entran a saco por ellas.
Los relojes se pararon,
y el coñac de las botellas
se disfrazó de noviembre
para no infundir sospechas.
Un vuelo de gritos largos
se levantó en las veletas.
Los sables cortan las brisas
que los cascos atropellan.
Por las calles de penumbra,
huyen las gitanas viejas
con los caballos dormidos
y las orzas de monedas.
Por las calles empinadas
suben las capas siniestras,
dejando atrás fugaces
remolinos de tijeras.

   En el Portal de Belén
los gitanos se congregan.
San José, lleno de heridas,
amortaja a una doncella.
Tercos fusiles agudos
por toda la noche suenan.
La Virgen cura a los niños
con salivilla de estrella.
Pero la Guardia Civil
avanza sembrando hogueras,
donde joven y desnuda
la imaginación se quema.
Rosa la de los Camborios,
gime sentada en su puerta
con sus dos pechos cortados
puestos en una bandeja.
Y otras muchachas corrían
perseguidas por sus trenzas,
en un aire donde estallan
rosas de pólvora negra.
Cuando todos los tejados
eran surcos en la tierra,
el alba meció sus hombros
en largo perfil de piedra.

*  *  *


   ¡Oh ciudad de los gitanos!
La Guardia Civil se aleja
por un túnel de silencio
mientras las llamas te cercan.

   ¡Oh ciudad de los gitanos!
¿Quién te vio y no te recuerda?
Que te busquen en mi frente.
Juego de luna y arena.

En este romance vuelve a narrarse el conflicto entre la naturaleza y el instinto primitivo, encarnado en el mundo de los gitanos, y la represión y muerte, representadas por la guardia civil. 

La descripción inhumana y destructora de la guardia civil se opone al mundo vital y dinámico del mundo de los gitanos (profundiza en los esquemas metonímicos que enfrentan ambos mundos en el Estudio crítico del Romancero gitano, de Mª José Casorrán).

Impresionante, la versión de Marea, ¿no creéis?

domingo, 8 de noviembre de 2020

"Romance del Emplazado", Federico García Lorca



Romance del emplazado


Para Emilio Aladrén


¡Mi soledad sin descanso!
Ojos chicos de mi cuerpo
y grandes de mi caballo,
no se cierran por la noche
ni miran al otro lado
donde se aleja tranquilo
un sueño de trece barcos.
Sino que limpios y duros
escuderos desvelados,
mis ojos miran un norte
de metales y peñascos
donde mi cuerpo sin venas
consulta naipes helados.

*  *  *


   Los densos bueyes del agua
embisten a los muchachos
que se bañan en las lunas
de sus cuernos ondulados.
Y los martillos cantaban
sobre los yunques sonámbulos,
el insomnio del jinete
y el insomnio del caballo.

*  *  *


   El veinticinco de junio
le dijeron a el Amargo:
Ya puedes cortar si gustas
las adelfas de tu patio.
Pinta una cruz en la puerta
y pon tu nombre debajo,
porque cicutas y ortigas
nacerán en tu costado,
y agujas de cal mojada
te morderán los zapatos.
Será de noche, en lo oscuro,
por los montes imantados,
donde los bueyes del agua
beben los juncos soñando.
Pide luces y campanas.
Aprende a cruzar las manos,
y gusta los aires fríos
de metales y peñascos.
Porque dentro de dos meses
yacerás amortajado.

*  *  *


   Espadón de nebulosa
mueve en el aire Santiago.
Grave silencio, de espalda,
manaba el cielo combado.

*  *  *



   El veinticinco de junio
abrió sus ojos Amargo,
y el veinticinco de agosto
se tendió para cerrarlos.
Hombres bajaban la calle
para ver al emplazado,
que fijaba sobre el muro
su soledad con descanso.
Y la sábana impecable,
de duro acento romano,
daba equilibrio a la muerte
con las rectas de sus paños.


Este romance tiene versión rap versión flamenca. 

En él se narra la predicción de la muerte del gitano Amargo. La muerte acecha en un plazo irrevocable y el Amargo se obsesiona con ese final ineludible:

"(...) mis ojos miran un norte
de metales y peñascos
donde mi cuerpo sin venas
consulta naipes helados"



Resulta escalofriante este poema, en el que Lorca anticipa su propia muerte. Estos versos recogen sus oscuros presentimientos:

"Será de noche, en lo oscuro,
por los montes imantados
donde los bueyes del agua
beben los juncos soñando"

Como nos recuerda María José Casorrán en su Estudio crítico del Romancero gitano (Mira Editores), Lorca fue fusilado al alba, a las afueras de Granada, probablemente el 19 de agosto de 1936. Sobrecoge la proximidad en las fechas (solo seis días de diferencia) y el fatalismo con que sus versos anticipan, ya en 1928,  su propia muerte. 

Os recomiendo ver Lorca, muerte de un poeta, película dirigida por Juan Antonio Bardem, basada en las obras de Ian Gibson sobre el escritor, quien reconstruye los últimos días y el contexto social de Federico García Lorca.



Si sois más aficionados a las series, podéis también acercaros a Lorca a través de la miniserie de seis episodios de RTVE ("A la carta").

Imagen: Chema Madoz (1998)

Acercaos de nuevo a Antonio Machado para leer "El crimen fue en Granada", lamento desgarrado por el asesinato del poeta.

Y para finalizar, leed el emotivo poema que le dedica Raúl González Tuñón (La muerte en Madrid, 1939) en el blog "Búscame en el ciclo de la vida".