jueves, 8 de noviembre de 2018

De la poesía existencial y social al "Grupo poético de los 50"

Chema Madoz

Dos grandes épocas suelen establecerse en este extenso periodo que denominamos literatura contemporánea: la posguerra y la dictadura franquista por un lado (1939-1975) y por otro la democracia, que comienza con la transición política y llega hasta la actualidad (1975-2018). La literatura suele organizarse por décadas y así, en primer lugar la década de los cuarenta presenta dos tendencias denominadas literatura arraigada y desarraigada; en segundo lugar durante los años cincuenta domina la corriente denominada Realismo Social y en tercer lugar, a partir de los años sesenta y setenta se da una tendencia experimental y neovanguardista que en poesía se conoce como el grupo de Los Novísimos. Finalmente, en la democracia conviven distintas orientaciones de la creación literaria aunque en general puede decirse que predomina una vuelta al realismo.

Para ilustrar el tema 1.5 del bloque de Poesía que estamos comentando en clase, os enlazo algunos poemas publicados en este blog. Podéis encontrar más buscando en las etiquetas.

  • Década de los años 40. Poesía existencial


Chema Madoz

lunes, 29 de octubre de 2018

Comentario de texto: "Salid, hombres"


Abordamos otro comentario de texto. Hace tiempo que se publicó en prensa, pero el tema sigue vigente, como podréis comprobar.

 "Ya ha pasado el día internacional de la mujer. Si se escribe con mayúsculas aún se ve más trascendente. Miren si no: Día Internacional de la Mujer. Todos estamos de acuerdo. Todos queremos equipararnos. Nosotras y vosotros. Pero es imposible mientras el sistema de selección laboral siga siendo el mismo. Los puestos de trabajo no discriminan por el sexo, faltaría más, pero las pruebas valoran características masculinas como la agresividad y el análisis en lugar de valorar la intuición, la empatía o una manera de pensar más panorámica y menos obsesiva, propia de las mujeres. Pero yo voy a otra cosa,
 No hace mucho, Eva Hache entrevistó al genial Saramago en La noche Hache. Yo, que soy admiradora de Eva desde sus monólogos en la Paramount Comedy, y ando enamorada de Saramago desde que lo vi en un aeropuerto correr hacia su mujer para besarla con denuedo y ansia, me senté a ver la entrevista. El caso es que, entre risas y chistes de uno y otro, Saramago dijo algo que yo dejé en manos de Eva. Pero el tiempo pasa y no veo que la televisiva Eva haga uso de la idea saramagoniana. Así que una servidora la transcribe en este periódico, que es conocido por el mundo mundial. Dijo Saramago, mi amor, respondiendo a una risita inquietante de la inquieta Eva: “Las mujeres no han de hacer nada contra la violencia sexista. Son los hombres los que han de hacerlo. Ellos han de salir en manifestación, aquí y allá. En Madrid, en Barcelona, en Sevilla, en Lisboa, por todo el mundo. Los hombres han de llenar las calles, diciendo No a la violencia contra la mujer. Han de salir día tras día. Verá que cada vez se van añadiendo más hombres, de todas las cataduras, de todas las clases sociales. De tal manera que quien no salga empezará a sentirse señalado. Las mujeres sólo tenéis que mirar desde los bordillos, desde los balcones y ventanas. Todo lo más, si alguna quiere, será echar flores”.
Eso dijo Saramago, mi amor, con su acento lisboeta, entre dulzón y picaruelo. Eva Hache abrió más los ojos, si cabe, y la boca, y todos nos reímos. Saramago, mi amor, parecía un hombre, una mujer y un niño. Lo normal en un genio. Como digo arriba, esperé y esperé a que brotara la idea que sembró el genio y como veo que no brota, desde esta columna me hago su vocera: Salid, hombres, a la calle. A media tarde, dejad vuestra ocupación, sea la que fuere, y salid en silencio, con un movimiento denso y callado, como de hormiguero, o de desmoronamiento de arena. Proclamad desde vuestra presencia unánime, basta ya de violencia contra la mujer. Nosotras sabremos mirar calladitas, radiantes y modosas, para que ni curas ni imanes puedan decir ni mu acerca de la lengua femenina. Palabra de mujer"
( Luchy Núñez,  en Metro 23/03/2005)


Toni Demuro

 
Aquí puedes ver el fragmento de la entrevista a la que se refiere el artículo.
 
 

domingo, 28 de octubre de 2018

Concurso de ilustración y microrrelato sobre discapacidad (ASADICC)

Los creadores del corto "Cuerdas" han abierto al público su obra, aclamada por la crítica y el público, para que todos podamos disfrutarla.


Las posibilidades pedagógicas para abordar el tema de la inclusión y la empatía son enormes. El director de este cortometraje, Pedro Solís García, aprovechó su propia experiencia (la relación de juego creado por sus dos hijos, Alejandra y Nicolás) para crear esta historia emotiva e inspiradora.
Como tal la propongo. Confío en que despierte en vosotros los contextos personales, sociales y educativos en los que podemos abordar el tema de la discapacidad. Con esa idea en mente, podéis escribir un microrrelato para presentar al concurso que convoca ASADICC para concienciar a los estudiantes de la Comarca del Bajo Aragón Caspe/Baix Aragó Casp
ASADICC, dentro de sus actividades de sensibilización, ha convocado dos certámenes: uno de dibujo y pintura dirigido a alumnos de Educación Primaria (Bases) y otro de microrrelatos para  Educación Secundaria (Bases).
Las obras deberán enviarse a ASADICC (C/Gumá, 35 bajos 50700 Caspe – Zaragoza-). El plazo de recepción de obras finaliza el 16 de noviembre.
Otras fuentes de inspiración:
  • Te gustará también el cortometraje "El regalo".
  


  • Si lo tuyo es la lectura te recomiendo buscar estos libros:
    • La piedra de toque, Montserrat del Amo (ed. SM)
    • El mundo de Elieta, Xavier Elieta (ed Luis Vives)
    • El síndrome de Mozart , Gonzalo Moure (ed. SM)
    • Palabras de caramelo, Gonzalo Moure (Anaya, 2002) 
    • El secreto del abuelo, Meritxell Cervantes (ed. Cromosoma) 
    • Flores para Algernon, Daniel Keyes (ed. SM).
    • El curioso incidente del perro a medianoche, Mark Haddon (ed. Salamandra) 

No te olvides de revisar los consejos para escribir un microrrelato en este blog:

viernes, 26 de octubre de 2018

Las vanguardias en España




Tamara de Lempicka

Antes de adentrarnos en el estudio de la Generación del 27, es necesario detenerse en el análisis de los movimientos vanguardistas que se desarrollaron en los primeros lustros del s. XX, pues su influjo se advierte en la obra de muchos de los poetas de la Generación.

Las vanguardias suponen una verdadera ruptura con respecto a la literatura anterior. Estos movimientos se opusieron a la estética anterior y propusieron nuevas concepciones del arte y de las letras. Se sucedieron a un ritmo muy rápido, afectando muchas de ellas a las artes escénicas, plásticas, al arte cinematográfico, a las letras e incluso al pensamiento.
 
En cuanto a la literatura, el pionero e impulsor de las vanguardias fue Ramón Gómez de la Serna. En ese ambiente literario, proliferan las tertulias y las revistas, donde el vanguardismo halla acogida; entre las tertulias son famosas las del café del Pombo, presididas por el propio Ramón; y  entre las revistas,  la Revista de Occidente y La Gaceta Literaria.

 Ramón Gómez de la Serna nació en Madrid, fue un escritor puro, el mundo le resultaba grotesco y lo describía con humor y algo de amargura. Durante toda su vida rompe con las convenciones,  siendo extravagante e incluso provocativo.  Encarnó el espíritu y actitudes de la vanguardia, difundió las nuevas corrientes en Ismos. Y ya años antes del surrealismo practicaba el irracionalismo poético. La base de su obra es la greguería, la cual define como “Humorismo + Metáfora=Greguería”. 
Podemos distinguir cuatro etapas en el desarrollo del vanguardismo español:

  1. De 1908 a 1918. Se trata de las primeras manifestaciones de la vanguardia principalmente por parte de Ramón Gómez de la Serna.
  2. De 1908 a 1925. Desde la llegada de Huidobro hasta los primeros ecos del surrealismo. Estos años son los del ultraísmo y el creacionismo.
  3. De 1925 a 1930. Predomina el surrealismo, iniciándose una “rehumanización” acompañada de cierta angustia o rebeldía ante los efectos “deshumanizantes de la sociedad moderna”.
  4. De 1930 a 1936. Se va hacia un “nuevo romanticismo”. Tras intentar conciliar vanguardia estética y vanguardia política, se llega a un ocaso del vanguardismo español.
Estos son los movimientos más importantes del Vanguardismo:

El movimiento Dadá (derivado del balbuceo infantil) o Dadaísmo, encabezado por el poeta Tristán Tzara, es la rebeldía pura, se va en contra de la lógica, de las convenciones estéticas o sociales e incluso en contra del sentido común. Surge de un violento rechazo de una “racionalidad” que condujo a la guerra. Propugna liberar la fantasía de cada individuo, superar las inhibiciones, recurre a un lenguaje incoherente, propenso a lo absurdo, se exalta lo ilógico y azaroso, así como el regreso a la pureza infantil y la búsqueda del primitivismo.  Atacan los principios de la razón, que habían dado lugar a la guerra. Juzgan los valores tradicionales de forma irreverente, provocadora, agresiva e irónica.

El Futurismo se conoció pronto en España, en 1910 Ramón Gómez de la Serna publicó su manifiesto en la revista Prometeo. Se trata de un movimiento antirromántico que exalta la civilización mecánica y la técnica. En los poetas del 27 se hallarán huellas de su temática. Por ejemplo, Salinas escribe a la bombilla eléctrica a o a la máquina de escribir, así como Alberti lo hace al billete de tranvía, a actores de cine o a un portero de fútbol.

El Ultraísmo recogió elementos de diversas vanguardias. Es un efímero movimiento español cuyo primer manifiesto aparece en 1919 en la revista Cervantes, donde se indica la voluntad de ir “más allá” del novecentismo imperante.  Por su carácter ecléctico, toma de las otras vanguardias el anhelo de experimentación formal y temática y la hostilidad a la tradición.  En línea con el creacionismo, se concibe la poesía como la creación de una nueva realidad, por ello cambia el concepto de belleza, que se encuentra en el propio poema. Su principal promotor fue Guillermo de la Torre que ilustró sus doctrinas en Hélices.

Uno de los iniciadores en París del Creacionismo fue Vicente Huidobro. Durante su estancia en Madrid da a conocer los principios de la estética creacionista, según los cuales el poeta no debe imitar la naturaleza sino crear él mismo nuevas realidades.  Para ello, prescinde de la anécdota y de la descripción para que el poema provoque emoción por valor de la creación misma.  Juan Larrea fue uno de sus seguidores españoles, pero su máximo representante fue Gerardo Diego.
De las Vanguardias, el Surrealismo es el más importante. No es solo una renovación estética, sino que además pretende ser una revolución integral. Por ello, propugna la liberación total del hombre: de los impulsos reprimidos en el subconsciente, de la represión ejercida por la sociedad burguesa… Se trata de liberar el poder creador del hombre, siendo la poesía un instrumento para iluminar la vida. Se intenta una escritura automática, sin ninguna reflexión. El lenguaje se libera con respecto a los límites de la expresión lógica, mezclando objetos, conceptos y sentimientos que la razón mantiene separados, asociaciones libres de  palabras, metáforas insólitas…

España es el país europeo en el que este movimiento tiene una mayor repercusión. Su difusión se debe en gran parte al poeta Juan Larrea, quien conoció en 1924 a los surrealistas en París.  A él se le atribuye la orientación surrealista de varios poetas del 27, influidos también por Dalí o Buñuel.  Dos libros surrealistas son Sobre los ángeles de Alberti y Poeta en Nueva York de Lorca.
El surrealismo español no es ortodoxo, no se llegan a los extremos de la creación inconsciente, pero sí hubo una liberación del a imagen y un enriquecimiento del lenguaje poético.

El surrealismo supone la crisis del ideal de pureza y deshumanización de los años anteriores, volviendo lo humano e incluso lo social y lo político a la literatura.
En este vídeo puedes dar un repaso a las diferentes manifestaciones artísticas musicales, pictóricas, escultóricas y literarias relacionadas con las obras artísticas musicales, pictóricas, escultóricas y literarias relacionadas con las Vanguardias.





Para saber más:

miércoles, 24 de octubre de 2018

Día de la Biblioteca: Día de la Luz


Hoy celebramos el Día de la Biblioteca. Os invito a leer al pregón que ha escrito Gonzalo Moure sobre las bibliotecas:

Pregón
EL DÍA DE LA LUZ

Vengo del desierto del Sáhara, de inaugurar una biblioteca. Está en Dajla, el más alejado, el más olvidado de los cinco campamentos de refugiados saharauis. Es la cuarta biblioteca que construimos, y es preciosa. En el centro hemos plantado árboles, para que los niños y los jóvenes del Sáhara puedan experimentar el gozo de sentarse a su sombra a leer un libro. No queremos que esa biblioteca sea ningún “templo de silencio”, sino más bien un espacio para del sonido, para el ruido. Una biblioteca que ya es el lugar más hermoso del campamento. Un espacio para desear ir a buscar lectura, pero también amistad, sueños compartidos. Incluso amor. Un lugar en el que enamorarse mirando unos ojos por encima de un libro. Porque al fin y al cabo, la biblioteca es el lugar en el que se descubre al otro, de papel o de carne.
En una película inolvidable, la mejor película de ciencia ficción de la historia, 2001, una odisea del espacio, aparece un monolito cada vez que el hombre se dispone a dar un salto cualitativo. Kubrick, su director, debería haber puesto un libro en su lugar. Porque han sido los libros los que han marcado el ritmo de los cambios del ser humano. Porque el libro es el laboratorio del hombre, el lugar en el que se experimenta con emociones, descubrimientos, utopías, apuestas. Somos lo que somos porque hemos pensado y escrito sobre cómo ser y sobre cómo no ser. Y seremos lo que pensemos, lo que piensen y escriban las próximas generaciones. 
 
Así que una biblioteca no es solo un lugar en el que invitar a leer, sino también, o por eso, un lugar en el que invitar a escribir. Las bibliotecas del siglo XXI son, pueden ser, tienen que ser el semillero de nuevas novelas, nuevos monolitos, mojones de nuestro futuro. Si el siglo XX fue sin duda el siglo de la lectura, el siglo XXI puede llegar a ser el siglo de la escritura, ya lo está siendo.

Por todo eso construimos bibliotecas en los campamentos del desierto. Porque no son solo para los saharauis. Las paga nuestra sociedad civil, mediante socios adultos, y mediante actividades solidarias en colegios, institutos y bibliotecas. Y los alumnos y lectores que las sufragan se hacen conscientes de lo extraordinario que es tener una biblioteca, aprenden a valorar la suya, a defenderla. Cada biblioteca del desierto tiene detrás a miles de niños, jóvenes y adultos que la han hecho posible con su pequeño esfuerzo. Sumando. Cada lector saharaui tiene a su lado a miles de lectores, más conscientes de la importancia de una biblioteca, porque con su trabajo se ha construido una, en un clima y un lugar tan hostil. 

Piensa en tu biblioteca. Hubo un día en el que esa biblioteca no existía. Alguien la soñó, luchó por ella, la llenó de libros y también de sueños. Hazte del equipo de ese alguien que la hizo posible, lucha por un mundo en el que no haya un ser humano que no tenga cerca una biblioteca, o un amoroso bibliobús. Que no haya un solo niño, joven o adulto, que no roce la mano de una bibliotecaria que le aconseje, que le oriente en el laberinto. Que es lo mismo que decir que no haya un solo ser humano conectado a lo que fue, lo que es y lo que será.

En tu mano hay millones de manos, estrechando la tuya, acompañándote en el camino. Tiernas o callosas, pequeñas o grandes. En el libro que te espera en la mesilla de noche o junto al sofá, hay millones de libros. Ingenuos o complejos, humildes o lujosos. Pero todo preciosos. Conectados todos por un invisible hilo de plata que une mano con mano, estantería con estantería, un hilo inacabable y luminoso. Inacabable, y así sea. Hoy es el Día de la Biblioteca, que es lo mismo que decir El día de la Luz.
Feliz día, feliz siglo. 

Gonzalo Moure (Premio Cervantes Chico 2017)
 

Cartel

Ilustración: Alejandro Zapico
(Premio Nacional de Cómic 2012)

Fuente: Asociación Española de Amigos del Libro Infantil y Juvenil