sábado, 6 de octubre de 2018

Objetivo: Mejorar el lenguaje


“¿Maestro, por dónde empezaría si le tocara gobernar un país?”. Confucio les respondió: “Empezaría por mejorar el lenguaje”. Asombrados, sus discípulos afirmaron que esa respuesta nada tenía que ver con la pregunta y volvieron a preguntar: “¿Maestro, qué tiene que ver el lenguaje con el gobierno de un país?”. Entonces Confucio les respondió lo siguiente: “Si el lenguaje carece de precisión, lo que se dice es falso. Si lo que se dice no es verdadero, entonces las actuaciones tampoco son verdaderas. Y si no hay actuaciones (obras) verdaderas, entonces no florecen el arte ni la moral. Si no florecen el arte y la moral, entonces no existe la justicia. Si no existe la justicia, entonces la nación no sabrá cuál es la ruta a seguir: será una nave en llamas y a la deriva. Por esto, cuando se trata de gobernar una nación, lo más importante es la precisión del lenguaje”.

1 comentario:

  1. En este texto trata sobre como Confucio compara el uso adecuado y preciso del lenguaje con el gobierno de un país.

    El emisor en este caso sería Confucio, el maestro, que trata de enseñar la importancia de usar un lenguaje correcto y preciso a sus alumnos, que junto a los lectores del texto son los receptores del mensaje, estos tienen que tener el nivel suficiente para comprender las enseñanzas de su maestro.

    Confucio afirma que si hay que gobernar un país es imprescindible empezar por mejorar el lenguaje (l.2), además dice que si no se usa el lenguaje con precisión se puede caer en errores y falsedades, que se convierten en mentiras aunque se base en hachos verídicos.

    A través de analogías o comparaciones va encadenando una serie de ideas que partiendo de el lenguaje carece de precisión llega a la conclusión que para gobernar un país es necesario la precisión en el lenguaje.

    Según Confucio, si no hay obras verdaderas, no hay arte ni moral, y sin ellas no existe la justicia, esto quiere decir que la base de la justicia es la verdad, y sin esta es imposible ser un buen gobernante.

    En resumen, el texto podría ser la conversación entre un maestro, Confucio, y sus alumnos, en la que trata de enseñarles la importancia del uso correcto de la lengua mediante símiles y comparaciones.

    ResponderEliminar