martes, 10 de marzo de 2009

Máscaras

Hemos cumplido. Por unos instantes, hemos pasado al otro lado del espejo y nos hemos mirado con otros ojos. Personajes de ficción, hemos sufrido metamorfosis variopintas.
En muchas ocasiones hemos asistido aterrrorizados a nuestra propia mutación.




El miedo dejó de ser parte de mí y pasé a ser yo parte del miedo”

(Isabel Pallarés)


Por vuestras páginas han desfilado una galería de monstruos, cíclopes, insectos y animales gigantescos, engendros irreconocibles…
También hemos encontrado seres delicados y frágiles. Me parece un hallazgo esa chica anoréxica que se transmuta en un ser ligero y bello, una mariposa (Olivia Alastuey) o esas sensaciones delicadas que es capaz de transmitir un chico que se ha transformado en flor y siente el calor del sol o la caricia del aire (Lansa Kámara).
En ocasiones el relato está documentado históricamente y nos lleva a épocas de templarios (David Andreu).
Otras, permite abordar conflictos sociales que están ahí: la homosexualidad (Eva Villagrasa), la inmigración (Maribel Bontu), la vejez (Diego Llop), el estrés (Pablo Tena) o la aceptación de la enfermedad (David Albiac).
No faltan los relatos que afrontan la metamorfosis con sentido del humor y nos permiten ver en qué para un experimento en el laboratorio de Ciencias (Irene Puey), cómo se las apaña un hombre embarazado (Darío Villagrasa) o las ventajas de ser invisible (Olga Maza).
Unos pocos habéis aprovechado el carnaval como pretexto (muy oportuno, pues coincidió con el fin de semana en que debíais escribir vuestro relato) y descubrís con horror que os habéis quedado atrapados en un disfraz (Miguel Zapata).
El mundo onírico ha tenido mucha presencia, ese confuso límite entre la realidad y el sueño, que en muchos casos ha jugado de vuestra parte como liberación (menos mal que sólo era una pesadilla), si bien en la mayoría de los casos ha creado situaciones supuestamente reales muy perturbadoras.

Si os estáis preguntando a quién pertenecen estas imágenes tan inquietantes, es el momento de que os presente al creativo
Álex Escorihuela.

Su montaje fotográfico surrealista de una metamorfosis
"Maleable inconveniente" no tiene desperdicio.
Así mismo, si os atrae el juego de la doble personalidad, sabed que Esco trabaja en equipo con Güilmon, su "alter ego".

Álex Escorihuela estudió Diseño Gráfico en la Escuela Llotja de Barcelona, y Publicidad y Periodismo en la Universidad Autónoma de Barcelona. Trabajó para varios estudios y agencias publicitarias como ilustrador, diseñador grafico y fotógrafo. Esco&Güilmon aparece como firma en sus primeras ilustraciones para el Diario de Barcelona, El Periódico de Catalunya y otras publicaciones. Finalmente se estableció como ilustrador y diseñador gráfico publicitario; también dirigió el departamento gráfico del Festival Internacional de Cine de Sitges durante diez ediciones. Crea carteles para películas de directores como Ventura Pons, Antonio Chavarrías, Marc Recha o La Fura dels Baus, y más recientemente Woody Allen, Brian de Palma e Isabel Coixet. En la actualidad es socio fundador de la agencia La Companyia & Güilmon, donde trabaja como director artístico. Recientemente ha publicado en la editorial Kalandraka "El viaje de la A a la Z en 27 falsas estampas".

Sus raíces son caspolinas. ¿Ya lo habíais adivinado?

4 comentarios:

  1. ES MUY BUENO LA PAGINA y sobre todo el uso que le habeis dado a internet ya que de este modo los trabajos lo entregamos mejor y al instante .(karamo lansana camara)

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de que te guste, Lansa. Ahora a ver si de verdad le dais uso para repasar, que con ese fin se ha hecho.
    Recuerda que tienes varios pretextos también para escribir. Elige el tuyo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Y tanto que es buena la página, yo ya no voy a clase y estoy por volver a matricularme

    ResponderEliminar
  4. Ja, ja, pues sí que lo ibas a pasar bien.
    Gracias, Álex, me alegro de verte por aquí.
    Un abrazo grande,
    Esther

    ResponderEliminar