viernes, 22 de mayo de 2015

Elegía a Ramón Sijé, Miguel Hernández


 

La inesperada muerte a los 22 años de su amigo Ramón Sijé provocó un enorme dolor en el poeta y dio lugar a esta elegía,  uno de los poemas más desgarradores de la literatura española.
 
 
(En Orihuela, su pueblo y el mío, se me ha
muerto como del rayo Ramón Sijé, con quien
tanto quería.)

Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que ocupas y estercolas,
compañero del alma, tan temprano.

Alimentando lluvias, caracoles
Y órganos mi dolor sin instrumento,
a las desalentadas amapolas

daré tu corazón por alimento.
Tanto dolor se agrupa en mi costado,
que por doler me duele hasta el aliento.

Un manotazo duro, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empujón brutal te ha derribado.

No hay extensión más grande que mi herida,
lloro mi desventura y sus conjuntos
y siento más tu muerte que mi vida.

Ando sobre rastrojos de difuntos,
y sin calor de nadie y sin consuelo
voy de mi corazón a mis asuntos.

Temprano levantó la muerte el vuelo,
temprano madrugó la madrugada,
temprano estás rodando por el suelo.

No perdono a la muerte enamorada,
no perdono a la vida desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada.

En mis manos levanto una tormenta
de piedras, rayos y hachas estridentes
sedienta de catástrofe y hambrienta

Quiero escarbar la tierra con los dientes,
quiero apartar la tierra parte
a parte a dentelladas secas y calientes.

Quiero minar la tierra hasta encontrarte
y besarte la noble calavera
y desamordazarte y regresarte

Volverás a mi huerto y a mi higuera:
por los altos andamios de mis flores
pajareará tu alma colmenera

de angelicales ceras y labores.
Volverás al arrullo de las rejas
de los enamorados labradores.

Alegrarás la sombra de mis cejas,
y tu sangre se irá a cada lado
disputando tu novia y las abejas.

Tu corazón, ya terciopelo ajado,
llama a un campo de almendras espumosas
mi avariciosa voz de enamorado.

A las aladas almas de las rosas...
de almendro de nata te requiero,
que tenemos que hablar de muchas cosas,
compañero del alma, compañero.


     Miguel Hernández

 
La Elegía a Ramón Sijé fue musicada en 1972 por Joan Manuel Serrat dentro de su álbum Miguel Hernández.
    

4 comentarios:

  1. Miguel Hernández fue un poeta que nació en Orihuela en 1910 y que se desplazó a Madrid durante la década de 1930. Durante su estancia en Madrid, recibió la noticia de la inesperada muerte de su gran amigo Ramón Sijé, al cual le dedica la interpretación de este poema presentado anteriormente; Elegía.
    El poema se divide en diferentes partes, en cada una de las cuales el autor presenta un sentimiento diferente. Comienza con el dolor, la muerte y rebeldía o ira. Repentinamente, el autor da un vuelco al poema y comienza a escribir versos en los que presenta la esperanza del regreso de su amigo.
    Miguel Hernández no puede expresar mejor en este poema la añoranza que siente hacia su amigo, por eso precisamente he escogido comentar este gran monumento poético, gracias al cual me he dado cuenta de que debemos disfrutar de lo que la vida nos regala y que lo último que debemos perder es la esperanza.

    Respecto a los vídeos adjuntados, me decanto personalmente por la canción de Joan Manuel Serrat debido a que un poema tan impresionante como es Elegía, qué menos que añadirle una voz que nos haga sentir el poema dentro de nosotros mismos.

    ResponderEliminar
  2. Afrontar la muerte de un amigo debe de ser muy duro, yo, por suerte, no he pasado ninguna así, pero gracias a este fantástico poema de Miguel Hernández, las personas que no hemos pasado nada parecido podemos hacernos a la idea de cuan doloroso puede ser.
    Sobre todo en la versión del poema que nos has dejado en el vídeo, donde se combina el poema con una música para ponernos en situación y transmitir más sensaciones, además de el sentimiento con el que esta leído el poema. Todo esto crea una perfecta transmisión del dolor que el autor sintió al perder a su amigo y busca transmitir con esta obra.

    ResponderEliminar
  3. Para comprender el significado del poema, lo primero se debe tener en cuenta es la relación entre los dos poetas, Miguel Hernández y Ramón Sijé. Ambos, vecinos Orihuela, entraron en contacto en la presentación de la revista Voluntad. Sijé ayudó a Miguel Hernández en sus primeros pasos literarios, hasta le busco un editor en Murcia para el libro Perito en lunas, también le publicó varios poemas en su propia revista, El Gallo Crisis.
    Miguel con remordimiento por dejar su amistad, quiso reconciliar su conciencia escribiendo en sólo 15 días, el poema. La Elegía está estructurada formalmente en quince tercetos y un serventesio final. Se puede observar como representa el desconcierto en el inicio; como se percata, desde el sexto terceto hasta el undécimo, la rabia y el enamoramiento de este poeta; y en la parte concluyente exalta la naturaleza humana.
    Se puede decir que es un poema que exalta la emotividad, leyéndolo puedes recrear en ti las emociones que Miguel estaba sintiendo, su entristecimiento. A demás, se puede experimentar propiamente, muchas personas habrán tenido recientemente un fallecimiento, ya sea de un amigo, o de alguien querido, al cual no le habías expresado tu afecto. La música que se le añade posteriormente por Joan Manuel Serrat recrea un ambiente de dolor todavía más profundo.
    El texto está repleto de recursos estilísticos como las metáforas que suelen ser referidas a la muerte, aparecen hipérboles con el dolor y sufrimiento del amigo, surgen bastantes polisíndeton. Encontramos también otros recursos, como la anáfora, la sinestesia y la aliteración.

    ResponderEliminar
  4. La dureza de haber perdido a un gran amigo por el que sentía una gran amistad fue un momento muy duro para Miguel. Por las circunstancias de la vida el se sentía 'en deuda' con el porqué él fue quien le incitó a seguir con la lectura y escritura. En este poema digamos que hay dos partes, en la primera se representa el dolor intenso por la perdida, el ya no quiere seguir haciendo nada porque se siente roto por dentro, es una parte del poema muy intensa, en la canción que has adjuntado se nota más esa intensidad. La segunda parte es ya más relajada ya que esta parte parece que ya ha asumido la muerte de su amigo.
    Yo he interpretado que la intención del poema es que disfrutemos de las cosas cuando las tenemos porque luego si nos faltan podemos sentirnos vacíos por dentro.

    ResponderEliminar