lunes, 4 de marzo de 2019

Comentario de texto: "Por ellas y por nosotras", Mª Pilar Benítez

Visto en la red
La selección de textos para comentario según las pautas EvAU de la Universidad de Zaragoza responde en numerosas ocasiones a criterios de actualidad o de idoneidad.

Esta semana reivindicativa de la presencia de la mujer en la sociedad os aporto esta columna de María Pilar Benítez, profesora y escritora zaragozana:

 
"A veces, las personas quedan reducidas a meras marcas pronominales, leves trazos de aire y espuma que las sustituyen, las ocultan, las olvidan. Antes de nosotras, fueron y estuvieron ellas. Muchas ellas que nos fueron caminando el camino. Recuerdo hoy especialmente a aquella generación de mujeres que nacieron o crecieron en los años de la Guerra Civil. Las que, como mucho, y en breves instantes de tiempo roto, aprendieron a leer, a escribir y las operaciones básicas, pero que, en su niñez, pasaron hambre en progresión aritmética y, desde entonces, trabajaron al cuadrado. Las mismas que se casaron y cuidaron la suma de todos los cuidados posibles (abuelos + padres + marido + suegros + hijos). Aquellas que lucharon por que nosotras fuéramos más allá de la esfera privada que ciñó sus vidas y transitáramos por sendas más igualitarias.

Algunas han enviudado y han pasado de ser cuidadoras a cuidadas e incluso dependientes. Ello les ha hecho conocer lo que es una pensión de viudedad, en ocasiones, por debajo del SMI, y lo que suponen los recortes en la llamada Ley de Dependencia. Pero no se manifiestan ni protestan ni dicen, porque, a veces, han olvidado hasta el contorno de los pasos y de las palabras.

Ellas no son solo un pronombre personal. Son nuestras abuelas, nuestras madres, nuestras vecinas Por eso nuestra voz ha de ser la de ellas. Y sus necesidades silenciosas y silenciadas, nuestra demanda incansable, para que no sean olvidadas por las instituciones ni por la sociedad"

5 comentarios:

  1. Las mujeres siempre hemos sido silenciadas y suprimidas a lo largo de la historia. La lucha por nuestros derechos ha sido y sigue siendo muy dura. Realmente es una pena que no se valore lo suficiente porque tenemos que hacer muchos más esfuerzos que la mayoría de los hombres. Cuántas mujeres habrán dejado de trabajar por ocuparse de una persona dependiente en vez de hacerlo sus respectivos maridos o hermanos. Esto hace que nuestro trabajo tenga un valor incalculable y por supuesto, nunca debemos olvidar a todas aquellas mujeres que ayudaron a guiar el camino. Tenemos que tenerlas en consideración y ayudarlas aunque ya no puedan seguir luchando. Su lucha es nuestra lucha, todas estamos juntas en esto.

    Blanca Rodríguez

    ResponderEliminar
  2. Es una realidad todavía en nuestros días que las mujeres hemos tenido que luchar mucho para conseguir lo que los hombres han tenido simplemente por nacer varones. Esta diferencia fue todavía mayor en las generaciones anteriores. A las mujeres en aquellos años se les educaba para que fueran simples amas de casa, no se invertía en su formación, porque no iban a tener la oportunidad de trabajar fuera de casa. Tras muchos años de lucha ellas han conseguido casi todo lo que tenemos ahora, aunque aún queda un largo camino. Ellas trabajaron para que nosotras pudiésemos formarnos y ocupar los “puestos de hombres”. Aunque ellas hicieron una gran labor por la igualdad de las mujeres, nosotras tenemos que seguir luchando por las que vendrán, es una manera de honrar su memoria.

    ResponderEliminar
  3. La lucha de las mujeres ha sido durante la mayoría de su tiempo muy silenciada, menos ahora. En estos años el movimiento feminista está consiguiendo múltiples avances, reconocimientos y derechos que están creando un mundo igual para todos. Es una lucha incansable y duradera en la que nosotros tenemos que poner de nuestra parte, basta ya de que la mujer esté relegada en un segundo plano, basta ya de que a la mujer se le utilice como una “simple cuidadora” y basta ya de que se le utilice como un objeto sexual.
    En pleno siglo XXI es inaguantable que se discrimine a las personas en determinados aspectos por su sexo, la lucha ha avanzado mucho pero todavía no ha terminado, ahora más que nunca nos tenemos que unir todos y luchar por un mundo más justo y mejor.

    ResponderEliminar
  4. El texto escrito por María Pilar Benítez habla sobre el papel de la mujer en el pasado y en la actualidad. Como bien todos sabemos, las mujeres han debido de luchar constantemente durante muchísimo tiempo para lograr una serie de valores y derechos iguales a los de los hombres por el simple hecho de ser mujer.
    Anteriormente, las mujeres quedaban reducidas a una persona sin derechos, sin voz, que solo servía para cuidar de su familia. Poco a poco, gracias a su lucha fueron consiguiendo todo lo que ahora tenemos. Por eso y por mucho más, tenemos que agradecérselo de alguna manera y darles reconocimiento, no dejarlas en el olvido.
    Este texto nos hace reflexionar acerca del tema y nos ayuda a concienciarnos para seguir en la lucha y así no perder todo lo conseguido, pero sobre todo para conseguir todo lo que aún nos falta.
    Claudia Monte

    ResponderEliminar
  5. Con un tema actual a más no poder, María Pilar Benítez expresa en este texto una situación difícil de tratar en ocasiones pero que es determinante en nuestra sociedad, la lucha de la mujer. Refiriéndose concretamente a las mujeres que nacieron o crecieron en los años de la Guerra Civil, expresa la difícil batalla que las mujeres llevan años manteniendo por reivindicar la igualdad y su gran trabajo que aún continúa en nuestros días. Esas valientes mujeres guerreras. Pero no por haber luchado en la Guerra Civil, sino por haber luchado por salir adelante y lograr la igualdad durante todas sus vidas. Por eso es una pena la situación que muestra Benítez de algunas de estas que se han convertido en dependientes tras una vida de trabajo y dedicación incansable a su familia. Muchas personas deberíamos aprender de ellas, pero sobre todo, debemos y tenemos que mantener vivo su recuerdo y labor, que este perdure eternamente como realmente se merecen.

    ResponderEliminar