viernes, 6 de diciembre de 2013

Invictus: Nelson Mandela permanece

El mundo llora la pérdida de uno de los referentes morales de nuestro tiempo. 

En una época de desorientación ciudadana, en que los héroes que aclaman los medios de comunicación comparten valores con los villanos de las películas americanas, y la inmensa labor altruista y de servicio de muchos queda relegada a canales minoritarios de difusión, queremos sumarnos a esta marea de mensajes de esperanza que lleva hoy el inmenso océano de internet.

A sabiendas de ser redundantes, la voz de Nelson Mandela es más necesaria que nunca. Su muerte no hace sino hacer eco sobre una vida necesaria, cuyo sentido le sobrevive y sirve de inspiración a todos los que creemos que un mundo mejor y más justo es posible. 

Os dejo el fragmento de la película Invictus que reproduce el poema del  poeta inglés William Ernest Henley (1849–1903). Invictus es una película de 2009 dirigida por Clint Eastwood y protagonizada por Morgan Freeman y Matt Damon, basada en el libro "El Factor Humano" de John Carlin. Trata sobre Nelson Mandela y su uso de la Copa de Mundo de Rugby de 1995 como una oportunidad para unir al país. El título viene de que Mandela tuvo el poema escrito en una hoja de papel durante su prisión, ayudándole a sobrellevar su encarcelamiento.



Texto original en inglés

Out of the night that covers me,
Black as the pit from pole to pole,
I thank whatever gods may be
For my unconquerable soul.
In the fell clutch of circumstance
I have not winced nor cried aloud.
Under the bludgeonings of chance
My head is bloody, but unbowed.
Beyond this place of wrath and tears
Looms but the Horror of the shade,
And yet the menace of the years
Finds and shall find me unafraid.
It matters not how strait the gate,
How charged with punishments the scroll,
I am the master of my fate:
I am the captain of my soul.

Traducción libre al español

Fuera de la noche que me cubre,
Negra como el abismo de polo a polo,
Agradezco a cualquier dios que pudiera existir
Por mi alma inconquistable.
En las feroces garras de la circunstancia
Ni he gemido ni he gritado.
Bajo los golpes del azar
Mi cabeza sangra, pero no se inclina.
Más allá de este lugar de ira y lágrimas
Es inminente el Horror de la sombra,
Y sin embargo la amenaza de los años
Me encuentra y me encontrará sin miedo.
No importa cuán estrecha sea la puerta,
Cuán cargada de castigos la sentencia.
Soy el amo de mi destino:
Soy el capitán de mi alma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada