lunes, 14 de noviembre de 2016

Irene Vallejo: la fascinación por el mundo clásico

Presentación de diapositivas
 
Irene Vallejo acercó hasta nuestro "Mar de Aragón" (gracias a la propuesta del CECBAC), su novela
El silbido del arquero, un viaje a un episodio de La Eneida , cuando Eneas naufraga en las costas de Cartago, tras huir de Troya con su hijo y sus hombres. Asistimos a la especial historia de amor que protagonizan Eneas, héroe vagabundo y derrotado, y Elisa, reina de Cartago en un mundo hostil de hombres. Reconocemos al hombre que, tras ver derrumbarse su mundo y huir, se refugia en el país que le acoge y duda sobre asentarse allí o construir algo nuevo, como señala la profecía.
 
"Eneas llegó al Tíber para cumplir el destino que los dioses le habían encomendado. Murió víctima de espadas y discordias, pero, tiempo después, muy cerca de su tumba, sobre siete colinas del Lacio, floreció una civilización que es recordada por la grandiosa arquitectura de sus leyes, que unificó bajo su mando todo el Mediterráneo, que construyó puentes y calzadas para unir a los pueblos que antes doblegó. Entre sus habitantes, Eneas fue llamado "el padre de Roma".  Ni la paz de los caminos empedrados, ni el agua que corre paciente por los acueductos ni el baluarte del derecho que protege a los ciudadanos, existirían sin sus muchos naufragios y su tenaz convicción"
(El silbido del arquero, pág. 208)
 
 
 
Irene Vallejo reivindica la literatura como invitación a la calma y a la reflexión en un mundo de prisas. El pasado acude serenamente a darnos claves lúcidas de interpretación de problemas actuales, tal como podemos apreciar en sus columnas de "Heraldo de Aragón", de las que nos declaramos entusiastas lectores.
 
Irene derrocha pasión cuando alude al mundo clásico. En su presentación ofreció algunos referentes que se repiten en todas las sagas juveniles (Harry Potter, El Señor de los anillos, Los juegos del hambre, El corredor del laberinto...), en las películas (como 300) o en los héroes de los cómics. Los mitos y leyendas clásicos se actualizan en un incesante ejercicio de intertextualidad
 
 
Muy sensible a las inquietudes de los alumnos que ya comienzan a escribir, en los cuales se reconoce, realizó una apasionada defensa de la escritura ("Escribir te hace estar dentro del mundo de otra manera, vivir con más intensidad") y de la lectura (los libros "educan la mirada"). Junto al relato de las anécdotas de sus comienzos, confesó que Virgilio, como personaje de El silbido del arquero, le permitió dar cauce a muchas de las presiones y de los interrogantes que le plantea la escritura.
 
 
 
 
Por encima de todo, tanto en la charla con los alumnos, como en la que ofreció en la Casa de Cultura por la tarde, Irene Vallejo reafirmó su fe en el poder y la magia de las palabras. La escritora valoró la recuperación de la fe en la palabra a través de la comunicación con los lectores y ofreció su presencia en la red como vía para prolongar la tertulia y el intercambio de pareceres y dudas. Por nuestra parte, confesamos que hemos sido seducidos por su verbo, por su facilidad para crear puentes entre el pasado y el presente, por la música de su voz, por la capacidad de sugerir el potencial transformador que encierran los mitos.
 
 
Exposición en el vestíbulo del IES "Mar de Aragón"

Minutos antes de la charla, con la profesora Carmen Moliner

I




 
 
Miembros del CECBAC y profesores de Lengua, con la escritora Irene Vallejo
 
 
Para comprender más la obra:

Portada de  Elisa Arguilé


 
 
Punto de lectura (María Jesús Serrano)
 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada