viernes, 19 de febrero de 2016

Ana Alcolea: Magia y Literatura


 

Cuando Ana Alcolea visita nuestro centro se produce la magia de las palabras. Nuestros alumnos leen sus libros con avidez, se emocionan y comparten su entusiasmo conmigo y con sus compañeros.
Los días previos a la lectura con la escritora algunas alumnas me enseñaban sus libros subrayados. La historia de amor imposible y de aprendizaje de Donde aprenden a volar las gaviotas les había conmovido y habían escogido muchas frases para no olvidar. Alguna alumna confesaba que era el mejor libro leído hasta ahora porque había conseguido algo difícil y significativo, arrancar lágrimas con la verdad que encierra,  la magia de esta mentira llamada literatura. Y otra me recordaba un artículo leído en clase sobre la inmersión en la lectura para ejemplificar de qué forma tan intensa había vivido la historia: “era como eso que decía Millás de meterte en la historia y salir con las manos manchadas de sangre”. Así es como han descubierto que, si la lectura nos atrapa, no salimos indemnes de ella.
La semana previa a la visita de la escritora realizamos en 4º ESO una tertulia dialógica a partir de la lectura de Donde aprenden a volar las gaviotas. Quedamos todos muy satisfechos con la actividad. Cada alumno eligió el párrafo o la frase que quería presentar y comentar al grupo y la trajo montada en una cartulina junto a una imagen, de forma que luego pudiésemos mostrarlas a todos en el vestíbulo.
Nuestra tertulia funcionó de forma ordenada y respetuosa. Fue muy participativa y nos permitió hablar de temas muy personales: del aprendizaje, de la necesidad de arriesgarse y aprovechar el momento, de la utilidad de recordar, aunque conlleve sufrimiento, de los retos personales…
Algunas reflexiones nos llevaron a otras lecturas. Así, no solo mencionamos y recordamos otros títulos de Ana Alcolea, como El medallón perdido o El retrato de Carlota (que se aluden en esta novela), sino que tuvimos ocasión de hablar de La metamorfosis (al hilo de los cambios repentinos que pueden cambiar nuestra vida), de  Juan Salvador Gaviota (como novela de crecimiento personal  que aparece como referente), del Diario de Ana Frank (sugerido por los diarios que escribe Elsa) e incluso de Como agua para chocolate (al mencionar ese jarabe de rosas tan sugerente que nos llevó a otras recetas tentadoras).

Cartel realizado por alumnos de 3º ESO
 
El tema del holocausto nazi o de la guerra no apareció ni en la tertulia de 4º ESO A ni en la de 4º ESO B. Sin embargo, en la prueba de lectura que hicimos días más tarde por escrito, casi todos reflexionaron sobre la dureza de las vivencias de los personajes.
 
Tras la lectura y estas actividades previas,  la tertulia con Ana Alcolea se esperaba con impaciencia. Conocer los elementos reales con los que se ha tejido esta ficción es una de las delicias de estos encuentros. Ana Alcolea lo sabe y dosifica las informaciones más impactantes, a sabiendas del efecto que va a provocar en sus jóvenes lectores.  Por supuesto, la profesora de Lengua, que ya ha participado en más encuentros con la escritora, ha sabido guardarle el secreto para no privar de emoción al momento.
Si Flaubert afirmaba orgulloso “Madame Bovary cést moi”  nuestra escritora no tuvo tampoco reparo en reconocer “Arturo soy yo” ante unos alumnos de 3º y 4º de ESO que han vibrado con la historia de amor de un adolescente de su misma edad, han descubierto los paisajes y las costumbres noruegas, se han enfrentado con él a sus miedos, han vivido sus aventuras,  han descifrado poco a poco pistas que han llevado a descubrir la clave de la caja de Elsa.  Con Arturo han leído ese mundo personal que plasmó Elsa en su juventud en sus diarios, descubriendo un pasado triste, asomándose a un conflicto mundial, sufriendo con los sucesos que sacudieron de raíz la vida de estas gentes noruegas. Con Arturo han intentado comprender a Elsa, no juzgarla, entenderla… mucho más de lo que la comprendieron sus propios familiares. La lectura de esta novela ha sido un verdadero ejercicio de inteligencia emocional.

 
Ana Alcolea tuvo que marchar rápidamente para recoger un premio ofrecido por la Asociación Cultural Los Sitios por su obra Napoleón puede esperar. Atrás dejaba una mañana intensa, pues previamente al encuentro con 3º y 4º tuvo ocasión de comentar con 1º y 2º de ESO El medallón perdido.

Ana Alcolea muestra el medallón a los alumnos de 1º y 2º ESO
Estos alumnos participaron activamente en la tertulia con sus preguntas y andan afanados estos días en publicar las noticias sobre la actividad. En el blog "Dale a la lengua" de su profesora María Jesús Serrano puede leerse una selección.
 




Punto de lectura de Donde aprenden a volar las gaviotas (reverso)


Punto de lectura de  El medallón perdido (reverso)

 
Muchas gracias, Ana, por tus palabras, por tu pasión al darles vida ante nosotros. En el IES "Mar de Aragón" siempre tendrás lectores esperándote.
 
Firma de libros. Alumnos de 1º y 2º ESO
 

La autora agradece a los alumnos de 4º ESO sus trabajos
 

El Departamento de Lengua, con Ana Alcolea

 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada