lunes, 25 de mayo de 2015

"Insomnio", Dámaso Alonso


Hijos de la ira (1944) supuso una ruptura temática y técnica considerable respecto de la línea poética dominante en ese momento, una poesía ausente de la cruel realidad que se estaba viviendo, representada en las revistas "Escorial" y "Garcilaso".
"Insomnio" pertenece a este libro y en él podemos apreciar la ruptura que se produce:
 
1º  Desde el punto de vista temático, Dámaso Alonso se enfrenta a la dura realidad que le tocó vivir, consecuencia de una guerra que sembró de muerte y miseria a España.

2º Los elementos formales se adecúan a la naturaleza del mensaje. El verso libre se adecúa al tono narrativo y de profunda meditación que caracteriza al texto.

3º  El lenguaje poético utilizado también es muy diferente al de los poetas garcilasistas. El autor se vale de lo cotidiano; a veces, incluso adopta un tono discursivo, sobre todo cuando se introducen fórmulas del lenguaje periodístico ("según las últimas estadísticas", "en esta ciudad de Madrid").
 
Madrid es una ciudad de más de un millón de cadáveres (según las últimas estadísticas).
A veces en la noche yo me revuelvo y me incorporo en este nicho en el que hace 45 años que me pudro,
y paso largas horas oyendo gemir al huracán, o ladrar los perros, o fluir blandamente la luz de la luna.
Y paso largas horas gimiendo como el huracán, ladrando como un perro enfurecido, fluyendo como la leche de la ubre caliente de una gran vaca amarilla.
Y paso largas horas preguntándole a Dios, preguntándole por qué se pudre lentamente mi alma,
por qué se pudren más de un millón de cadáveres en esta ciudad de Madrid,
por qué mil millones de cadáveres se pudren lentamente en el mundo.
Dime, ¿qué huerto quieres abonar con nuestra podredumbre?
¿Temes que se te sequen los grandes rosales del día, las tristes azucenas letales de tus noches?


Para profundizar en el poema, consulta la entrada "Acerca de Insomnio, poema de Dámaso Alonso".



Inevitable hacer un paralelismo con la desesperada visión de Larra en su artículo "Noche de difuntos de 1836":
Madrid es el cementerio. Pero vasto cementerio, donde cada casa es el nicho de una familia; cada calle, el sepulcro de un acontecimiento; cada corazón, la urna cineraria de una esperanza o de un deseo.

3 comentarios:

  1. La poesía, más que nada, nos desvela un punto de vista más íntimo y personal de distintas situaciones y experiencias. En este caso, España acababa de pasar por la Guerra Civil: una guerra llena de crímenes e injusticias. Y qué mejor que un poeta como Dámaso Alonso nos cuente cómo lo vivió, la visión que tenía de aquella desesperante realidad.
    En “Insomnio” Dámaso habla de cadáveres pudriéndose, cosa que da a entender que tras la guerra existía un clima de desesperanza, de oscuridad, en el que la vitalidad de las gentes había desaparecido por completo. Pero más que esto, el conflicto había acabado con sus propias ganas de vivir. Le pregunta a Dios con ansiedad el sentido de la existencia por aquellos momentos, el porqué de esa crueldad que anteriormente, en su apogeo junto a sus compañeros del 27, resultaba inimaginable. Aunque aparece un verso libre y no hay una estructura fija, Dámaso utiliza repeticiones y un lenguaje periodístico que permiten una comprensión más activa al lector.
    En conclusión, el poema de “Insomnio” es una sencilla aclaración del desencanto que se experimenta en tiempos de posguerra. Resulta muy llamativo porque con un lenguaje cotidiano y descarnado el autor ha logrado expresar perfectamente toda su repugnancia hacia un acontecimiento como aquel.

    ResponderEliminar
  2. Me parece increíble la manera en la que la poesía nos hace ponernos en la piel del poeta y podamos vivir personalmente la situación en la que se encuentra.

    Así ocurre con este poema de Dámaso Alonso, “Imsomnio”; con el que nos transmite el malestar en el que se encontraba España en esa época, la Guerra Civil había provocado una profunda depresión en la que se sumía la mayor parte de la población española; por esta razón, el famoso poeta se refiere a ellos como cadáveres. Le pregunta a Dios el porqué de la miseria en la que se encuentra el país en esos momentos.
    “Imsomnio” se caracteriza por el lenguaje cotidiano e incluso periodístico con el que está narrado; el cual le facilita la comprensión al lector. Además, deja la libertad de recitarlo con un tono narrativo propio, ya que no tiene una estructura fija y se caracteriza por su verso libre.

    Así pues, Dámaso Alonso nos transporta a la época de la posguerra con este poema; la que afortunadamente, no hemos tenido que vivir personalmente.

    ResponderEliminar
  3. El poema fue escrito en el año 1940, en los momentos más intensos de la posguerra y tiene como temas, la muerte, la soledad o la decadencia durante la posguerra.
    En la primera parte del poema, el autor expone la desolación de vivir pudriéndose en el nicho de Madrid junto a muchísimos cadáveres, gimiendo y preguntándole a Dios el por qué, y en la segunda parte, (los tres últimos versos), es una interrogación sobre el porqué de su sufrimiento y la razón que le induce a mantenerlo.
    El autor utiliza el verso libre para romper con la rutina en la que se escribía la poesía española en esa época, y así expresarse de un modo abrupto utilizando palabras de la vida cotidiana inusuales en poesía.
    Aparecen varias figuras retóricas, como por ejemplo:
    Anáforas: “Y paso largas horas” , “Por qué”.

    Metáforas: “Una gran vaca amarilla”.

    Comparación: “Gimiendo como el huracán, ladrando como un perro enfurecido, fluyendo como la leche de la ubre caliente”.

    Personificación: “gemir al huracán”.

    Con este poema se muestra la crudeza del modo de vida en España en la época de la posguerra, y se expresa la angustia en la que el autor vive esos días, en la que el individuo se siente cada vez más solo y más lejos de los demás.

    ResponderEliminar