domingo, 31 de mayo de 2015

"El desayuno", Luis Alberto de Cuenca

Luis Alberto de Cuenca fue uno de los poetas más aclamados en la actividad de "buffet libre" de poesía que realizamos con motivo del Día de San Valentín.

Muchos recordaréis el poema que fue varias veces seleccionado y leído:
                                                          "El desayuno"

Me gustas cuando dices tonterías,
cuando metes la pata, cuando mientes,
cuando te vas de compras con tu madre
y llego tarde al cine por tu culpa.
Me gustas más cuando es mi cumpleaños
y me cubres de besos y de tartas,
o cuando eres feliz y se te nota,
o cuando eres genial con una frase
que lo resume todo, o cuando ríes
(tu risa es una ducha en el infierno),
o cuando me perdonas un olvido.
Pero aún me gustas más, tanto que casi
no puedo resistir lo que me gustas,
cuando, llena de vida, te despiertas
y lo primero que haces es decirme:
«Tengo un hambre feroz esta mañana.
Voy a empezar contigo el desayuno».

 
Luis Alberto de Cuenca (El hacha y la rosa, 1993)
 
<

Este poema establece una relación intertextual con el conocido poema 15 de Pablo Neruda recogido en Veinte poemas de amor y una canción desesperada.  Si en el poema del Neruda la amada es recreada por el poeta, como quejosa y distante, Luis Alberto de Cuenca nos presenta una amada feliz y locuaz. Se trata de un amor carnal y gozoso («Tengo un hambre feroz esta mañana.
Voy a empezar contigo el desayuno»),
 frente a la propuesta platónica y espiritual del poema 15. En consonancia con el tema, frente a las metáforas idealizadoras nerudianas, el poema de Cuenca no renuncia a las expresiones coloquiales.
 
 
Poema 15
 
Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.

Como todas las cosas están llenas de mi alma
emerges de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y te pareces a la palabra melancolía.

Me gustas cuando callas y estás como distante.
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
déjame que me calle con el silencio tuyo.

Déjame que te hable también con tu silencio
claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche, callada y constelada.
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.

Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.




 
 

<

3 comentarios:

  1. Bellos poemas de amor “El desayuno” de Luis Alberto de Cuenca y el poema 15 “Me gustas cuando callas” de Pablo Neruda, que tienen una relación textual importante y ambos describen su amor personal, a su amada, de forma distinta.
    “El desayuno está escrito en un lenguaje más coloquial y menos profundo que el de Neruda teniendo a su amada más real y cercana y no tan distante e imaginaria.
    Personalmente, en mi opinión, me gusta más el poema de Pablo Neruda, no por lo que dice, sino, por el sentimiento que transmite Alejandro Sanz al recitarlo.

    ResponderEliminar
  2. Esta entrada nos dice que Luis Alberto de Cuenca fue uno de los poetas más aclamados en la actividad de "buffet libre" de poesía que realizamos con motivo del Día de San Valentín. Al principio podemos pensar que muchos poetas nos hablan del amor en sus obras y que el poema “El desayuno” va a ser un poema como otro cualquiera. Pues en mi opinión, pienso que Luis Alberto de Cuenca tiene una bonita forma de expresarse y hacernos ver lo increíble que puede ser el amor. En este poema parece muy enamorado ya que repite varias veces “me gustas…” y por su manera de acabalo con «Tengo un hambre feroz esta mañana. Voy a empezar contigo el desayuno». Y ya no solo esto, sino que nos presenta una amada feliz, ilusionada y con un toque de locura.
    También nos aparece una obra de Pablo Neruda “Poema 15” en el que también nos habla del amor pero nos lo presentan de otra manera, esta amada parece más distante.
    Yo personalmente me quedo con el poema “El desayuno” por su felicidad y porque pienso que puede impulsar a muchos jóvenes a expresarse de esta manera, no solo en el amor si no en otros temas también.

    ResponderEliminar
  3. Muy bonitos poemas los de Luis Alberto de Cuenca y Pablo Neruda, yo que soy muy amorosa y un poco "ñoña" en los poemas, películas, canciones, libros, etc. Me han encantado los dos, una más que otro que es el de Neruda porque me parece que él es mucho más cercano con su amada, le repite más veces lo mucho que le gusta, es decir, con repeticiones lo que consigue es que le dé más intensidad al poema. La representación de Alejandro Sanz de este poema me parece muy interesante que lo haga porque es una forma de enseñar a la gente que aunque pase tiempo se puede rememorar un poema tan bonito.
    El de Luis Alberto de Cuenca me da a entender que también siente mucho por su amada pero que no expresa tanto, es decir, el sentimiento se lo guarda para él.
    Personalmente prefiero el de Pablo Neruda, por la intensidad que expresa.

    ResponderEliminar