miércoles, 1 de abril de 2009

Pon muchos verbos en tu vida

"Verbum significaba en latín "palabra". Los verbos son palabras, desde luego; pero podemos considerarlos "la palabra". La palabra por antonomasia, la palabra principal.
El verbo es el motor de la lengua. El verbo representa la fuerza del idioma, una potencia que él traslada al resto de las palabras y que las atraviesa como un pincho moruno, como la broqueta enlaza los camarones(...) Así quedan engarzadas las palabras en la oración y establecen entre ellas sus vínculos, y pueden relacionarse en cascada gracias a la fuerza sobrante del verbo. Todo el entramado de vocablos que empleamos para expresarnos se vendría abajo si no supiéramos usar el verbo o si no lo hubiéramos inventado.

Veamos cómo quedaría sin verbos la frase que acabo de escribir:

Todo el entramado de vocablos que para se abajo si no el verbo o si no lo.


Sin el verbo, el idioma sería un conjunto de interjecciones, gritos de aviso, sustantivos inconexos... Podríamos prescindir de otros elementos del sistema gramatical, y de hecho hay lenguas que carecen de algunos; pero nunca del verbo; ni nuestra lengua ni ninguna. (...)

Su presencia abundante da ritmo a las novelas y coherencia a las crónicas del periódico. Los verbos, más que contar lo que sucede, lo muestran.

Ponga muchos verbos en su vida. Será señal de que vive mucho".
( Álex GRIJELMO: La gramática descomplicada)

¿Convencidos de la importancia del verbo?

Entonces, al ataque:

No hay comentarios:

Publicar un comentario