martes, 24 de febrero de 2009

Comentario crítico de La metamorfosis, por David Bonastre Piazuelo, de 1º de Bachillerato de Humanidades

El protagonista se transforma de un día para otro en un extraño y repelente insecto, pero su transformación psicológica es mucho más lenta. El relato empieza en la mañana en la que se produce la transformación, y a partir de ahí su manera de pensar va cambiado progresivamente.
Gregor, antes de la transformación, era el único sustento económico de la familia, compuesta por sus padres y su hermana. Tras el cambio, la familia tuvo que buscarse la vida.

A la vez que el personaje de Gregor cambia su manera de vivir, lo hacen también los demás miembros de su familia.
En un principio, solamente su hermana es quien se atreve a entrar más decididamente en su habitación para darle algo de comida y limpiar, aunque tarda mucho más en hablar directamente con él, pues los dos se esconden el uno del otro. Seguidamente, es su madre la que establece más contacto con él, aunque en su primer encuentro sufre un desmayo y cuando su padre se entera de lo ocurrido ataca a Gregor lanzándole manzanas y dejándole malherido.
Su padre es el personaje que menos comunicación establece con el insecto.

Personalmente, establezco una comparación entre la metamorfosis y la vida que podría llevar un enfermo o un anciano. Es decir, una interpretación biográfica de la obra, en la que Franz Kafka podría haber relatado cómo fueron sus últimos años de vida, cuando, enfermo de tuberculosis, murió en 1924.

La manera de vivir de un enfermo, aislado de la sociedad, aislado y a la vez dependiente de su propia familia, incomunicado con el mundo y retenido en su casa hasta el momento de su muerte se asemeja a cómo relata Kafka la vida del insecto. Únicamente uno de sus familiares (su hermana) es quien se atreve a cuidar de él.
En las últimas páginas de la historia, y antes de que Gregor muera, su familia se da cuenta de que deben deshacerse de él, de que es una carga que no aporta nada, y de que sólo crea problemas con el entorno que le rodea.
Se establece una comparación entre ello y cómo podría sentirse una familia que tiene que cuidar de un anciano, que supone una carga y que necesita una alimentación diaria.
Todo estos problemas influenciados por el sentimiento de cariño que se tiene hacia un familiar anciano o hacia un miembro más de la familia transformado.

La interpretación biográfica de la obra se puede confirmar todavía más si establecemos comparaciones más profundas entre un enfermo y el insecto.
El insecto ve crecer su gravedad progresivamente. Cada vez se encuentra más cansado y le cuesta más moverse, aparte de las heridas causadas por su padre, que le imposibilitan trepar o correr.
Un enfermo también ve cómo su cuerpo responde menos a sus órdenes hasta el momento en el que muere.

El trato que recibe el insecto por parte de la asistenta, una persona que no tiene ningún vínculo afectivo con él, también se asemeja al trato que recibiría un enfermo o un anciano. Un trato frío, distante, e incluso a veces agresivo.

El día de la muerte de Gregor, narrado en las últimas páginas de la obra, la familia y los tres personajes que habitaban en alquiler en la casa de los Samsa poseen un sentimiento que pueden dividir en dos. Por un lado, la pena por la muerte de un familiar, de un ser querido, pero por el otro una sensación de liberación, sensación de que todo vuelve a la normalidad; una normalidad que se había perdido con la metamorfosis.
Este sentimiento de liberación y de pena al mismo tiempo también se produce con la pérdida de un ser querido en la vida real, exactamente del mismo modo que se produce en el libro.

Otro de los puntos de los que se puede obtener una interpretación, esta vez más general, es que se deje entreabierta la puerta de la habitación de Gregor. Podría ser fruto de la curiosidad de los familiares por ver cómo se desarrolla la vida del insecto, o de un sentimiento de que Gregor abra la puerta y vuelva a ser el que era antes. Esto último lo expresa textualmente en una frase diciendo algo así como “soñaba que abría la puerta de su habitación y al salir todo era como antes.”

Además, gracias a que la puerta se quedaba entreabierta, Gregor podía escuchar las conversaciones que tenía su familia, muchas veces refiriéndose a él.
Esta es otra comparación de cómo alguien que ha sido aislado de la sociedad, de su familia por cualquier causa, como puede ser una enfermedad, desea volver al mundo habitual, desea unirse a las conversaciones normales de la vida cotidiana.

En resumen, y personalmente, creo que la interpretación más clara que podemos darle a esta obra es la biográfica, de cómo fue la vida de Kafka en sus últimos años, desde el momento en el que ya no pudo hacerse cargo de su trabajo y se sintió aislado del mundo, solamente en contacto consigo mismo.

2 comentarios:

  1. Bueno, no sé si 'La transformación' (que es la verdadera traducción del título) expresa cosas autobiográficas de la vida de Kafka. Sí, desde luego, de su espíritu.
    Muy buen comentario, Bonas...
    Javier Barrado

    ResponderEliminar
  2. Estoy en segundo de bach y tengo mñana el examen de literatura universal de la metamorfosis y kafka, me ha gustado bastante la comparacion del insecto con un anciano y me ha inspirado para mi comentario critico. Gracias =)
    Irene

    ResponderEliminar